Cultura

Flamencos en el objetivo

La mirada singular de las figuras del flamenco y sus gestos antes de que el duende del cante jondo se desnude en el escenario. Es lo que contiene Retratos del Flamenco el libro del fotógrafo Paco Sánchez que presenta el próximo cuatro de octubre en de la XV Bienal de Flamenco de Sevilla.

el 15 sep 2009 / 16:14 h.

La mirada singular de las figuras del flamenco y sus gestos antes de que el duende del cante jondo se desnude en el escenario. Es lo que contiene Retratos del Flamenco el libro del fotógrafo Paco Sánchez que presenta el próximo cuatro de octubre en de la XV Bienal de Flamenco de Sevilla.

Después de más de dos décadas compaginando el periodismo con la fotografía, el trabajo de Paco Sánchez tiene su mayor reconocimiento a través del flamenco, ayudando al espectador a enteder este arte. Ahora cristaliza en su último libro Retratos del flamenco.

El libro son más de doscientos retratos en blanco y negro, de grande figuras del flamenco que se han dejado fotografiar y se han atrevido a mantener su mirada directamente ante la cámara.

En el trabajo de Sánchez no hay posados, ni citas en un estudio, sino que son las fotografías de quien se cuela entre bambalinas y busca el momento antes y después de la actuación. Es el directo mismo.

Su fotografía descubre desde a Tomatito, Remedios Amaya o José Mercé, pasando por Estrella Morente o Sara Baras hasta llegar a Paco de Lucía, Camarón, La niña de la Puebla, El Cigala y Cristina Hoyos, entre otros, y ya sea en el escenario o en el camerino.

Pero sobre todo Sánchez, prefiere "al artista reposado", según cuenta el mismo autor, que es más agradable y atractivo para el espectador, a diferencia de lo más dramático que en otro tiempo hizo: "el artista retorcido", el quejio, la soledad y "la oscuridad del blanco y negro".

Sánchez opta por no utilizar el color. "El color es muy agradecido, un buen retrato sale siempre bien en color, si lo pasas a blanco y negro se transmiten cosas que con el color no se puede" .

La obra no es nueva, sino que se trata de una reedición más cuidada, en un formato cuadrado (antes vertical), con un diseño distinto, con 50 artistas nuevos (ahora consolidados), y con las fotografías tratadas y viradas a sepia para conseguir un efecto todavía más artístico.

Para capturar a ese artista relajado, ese momento agradable, Paco Sánchez sólo cuenta con su cámara, su set de iluminación, y la paciencia de un cazador. Y además, mucha psicología para ganarse con la palabra al que huye con la mirada, cuando ve aparecer una lente y al final se sienta cómodo.

Parece muy sencillo, pero según cuenta, "hay que conseguir que miren a la cámara para que luego parezca que miran al espectador directamente, que no estén tensos y luego si tiras cinco fotos, ninguna, es igual cada una tiene una expresión distinta". Y en esto se nota que quiénes tienen más tablas "son los que menos nerviosos y tensos se muestran ante el objetivo".

Algunas de estas estampas (en concreto nueve) se pueden contemplar en el mes dedicado a la fotografía Flamenca en el Museo del baile flamenco, en la exposición Paco Sánchez. Una perspectiva española de flamenco, también dentro de la Bienal de Flamenco. Porque este fotógrafo sevillano no se encasilla en el retrato tampoco lo hace en el flamenco, como demuestran sus retratos a periodistas y políticos, o su actual exposición en la Bienal.

Una perspectiva española del flamenco, se compone de fragmentos de otras tres obras del fotógrafo.

La primera es En Escena, donde el relieve lo adquiere el espectáculo en sí mismo. La segunda es Fragmentos, donde ganan el protagonismo diferentes partes del cuerpo, en la que un tacón o unas palmas hacen detener la mirada. "Quiero llamar la atención, centrar la mirada en una sola parte del cuerpo". Y la tercera parte de la exposición se titula El color del baile Flamenco que no es otra cosa, que el baile de la mujer, y por eso ellas y sus trajes tiene el protagonismo.

Sea como fuere con el retrato íntimo y cálido o con otro tipo de planos, Paco Sánchez inmortaliza a modo de mosaico a las figuras más relevantes del flamenco actual ( y puede que también de este siglo), pero sobre todo, una de las tradiciones andaluzas más antiguas.

  • 1