miércoles, 20 marzo 2019
19:58
, última actualización
Deportes

Florentino Pérez fue el protagonista del mercado veraniego

El Real Madrid hizo saltar la banca con las millonarias inversiones en el fichaje de estrellas como Kaká o Cristiano Ronaldo, en un mercado que menguó también las arcas del Barcelona, Sevilla y Villarreal y situó al fútbol español a la cabeza de Europa.

el 16 sep 2009 / 07:58 h.

El Real Madrid hizo saltar la banca con las millonarias inversiones en el fichaje de estrellas como Kaká o Cristiano Ronaldo, en un mercado que menguó también las arcas del Barcelona, Sevilla y Villarreal y situó al fútbol español a la cabeza de Europa.

Cristiano Ronaldo, Kaká, Ibrahimovic y Benzema, por citar los más cotizados, se han unido a las estrellas que ya asombraban en la Liga, como Messi, Forlán, Sergio Agüero, Villa, Luis Fabiano, Xavi, Raúl y compañía.

El Madrid es el equipo que más dinero ha invertido en reforzar la plantilla, con alrededor de 260 millones de euros, de los cuales 96 fueron para pagar al Manchester United por el portugués Cristiano Ronaldo, el fichaje más caro de la historia del fútbol, 65 al Milán por el brasileño Kaká, 35 al Olympique de Lyon por el francés Karim Benzema y 30 al Liverpool por el español Xavi Alonso.

El Barcelona respondió a la ofensiva de contrataciones del Madrid con el fichaje del sueco Zlatan Ibrahimovic, por el que abonó al Inter 45 millones de euros, en una operación que incluyo al goleador camerunés Samuel Eto'o, que costó en su día 24 millones de euros.

También incorporó del Shakhtar Donetsk al defensa central ucranio Dimitro Chigrinskiy por 25 millones de euros e hizo un intento de última hora por contratar al brasileño Robinho, ex delantero del Real Madrid, con una oferta no confirmada al Manchester City de alrededor de 40 millones de euros.

El Sevilla reforzó el ataque con Álvaro Negredo, procedente del Real Madrid, que recibió en torno a 15 millones de euros.

El Villarreal hizo la mayor inversión de su historia con el fichaje del brasileño Nilmar, por el que pagó en torno a los 12 millones de euros, por encima de lo que abonó en su día por el argentino Martín Palermo.

En fichajes de mucha menor coste, el Getafe fichó por 3 millones de euros al centrocampista Daniel Parejo, del Real Madrid; el Espanyol al japonés Shunsuke Nakamura, que llegó libre del Glasgow, la misma situación del colombiano Fabián Vargas, que del Boca pasó al Almería.

Algunos equipos hicieron sus mejores fichajes reteniendo a sus estrellas, pese a las suculentas ofertas que los agentes les ponían sobre la mesa.

El Valencia retuvo a David Villa, que deseaba incorporarse al Real Madrid, primero, y el Barcelona después, a David Silva y a Juan Mata y sólo aceptó traspasar al equipo blanco al defensa central Raúl Albiol por 15 millones de euros.

El Atlético de Madrid hizo lo propio con sus dos grandes delanteros estrella, el uruguayo Diego Forlán, máximo goleador de la Liga la pasada temporada, y el argentino Sergio Agüero, que oyeron durante el verano numerosos cantos de sirena.

FILIPE PERDIÓ EL TREN. El Deportivo de La Coruña frustró las expectativas del internacional brasileño Filipe Luis de irse al Barcelona, un tren que el defensa vio pasar sin que le dejaran subirse. "Fue muy duro porque uno tiene sueños, tiene objetivos y ambiciones en la vida", dijo el lateral brasileño.

En Europa, sólo el City tiró de talonario al ritmo del Madrid, con los fichajes del argentino Carlos Tévez (35 millones), el togolés Emmanuel Adebayor (29 millones), el paraguayo Roque Santa Cruz (21,2), el marfileño Kolo Touré (17) y el galés Gareth Barry (13,9 millones).

  • 1