sábado, 23 marzo 2019
15:43
, última actualización
Local

Fomento, calidad, excelencia

El presidente Manuel Chaves entregó a Guillermo Vázquez Consuegra el Premio Andalucía de Arquitectura 2007. En el mundo del cine, del espectáculo, y de las artes en general, se multiplican los galardones y su entrega son acontecimientos que contribuyen a la difusión social, la valoración y el consumo de esos bienes culturales.

el 15 sep 2009 / 21:21 h.

El presidente Manuel Chaves entregó a Guillermo Vázquez Consuegra el Premio Andalucía de Arquitectura 2007. En el mundo del cine, del espectáculo, y de las artes en general, se multiplican los galardones y su entrega son acontecimientos que contribuyen a la difusión social, la valoración y el consumo de esos bienes culturales. El acto celebrado la semana pasada y la exposición dedicada al arquitecto abierta en el Real Alcázar responden a ese propósito, y a ello contribuye la atención de los medios de comunicación, como la extensa entrevista que ayer publicaba El Correo de Andalucía.

El premio correspondiente a 2008, destinado a una obra de excelencia entre las concluidas estos años en Andalucía, o realizadas fuera por arquitectos andaluces, ha sido fallado y adjudicado a la Estación de Ferrocarril de Basilea, en Suiza, proyectada por Antonio Cruz y Antonio Ortiz. De manera que, en los próximos meses, la atención habrá de fijarse en los valores de esa obra europea realizada por sevillanos.

Los medios que se interesan por la arquitectura pienso que no deberían encelarse tanto con asuntos locales. Más de lo mismo sobre la Encarnación o la Torre Cajasol. La cuestión de los edificios en altura, por ejemplo, debe analizarse en el contexto del ascendente interés mundial por el verticalismo, por cierto sugestivamente tratado por Iñaki Ábalos el sábado pasado en Babelia. Léanlo; yo sólo les trascribo su última frase: "El verticalismo es también la estrategia que puede permitir a las ciudades históricas europeas seguir ejerciendo su peso en un futuro de gran competencia que ya está aquí".

El Premio Andalucía de Arquitectura es un instrumento de puesta en valor de los atributos dinámicos de la arquitectura en una sociedad que quiere progresar. Lo hacemos en múltiples campos de la ciencia, de la técnica y de las artes. Así, cuando los medios hablan de nuestro liderazgo en trasplantes, o en la investigación sobre células madre, somos conscientes de que esos rasgos de excelencia se miden en términos relativos respecto a lo que pasa en el mundo. Cuando a Cruz y Ortiz les entrevisten la próxima vez, sugiero que les pregunten acerca de los problemas que supieron resolver y el grado de satisfacción ofrecido para que en Basilea les encargaran la ampliación de su estación, en Ámsterdam hagan lo propio con el Rijkmuseum, o en Madrid con el Estadio de "la peineta" que ahora se amplia para ser Olímpico.

Los transformadores del medio físico, arquitectos, ingenieros y diseñadores, constituyen un segmento muy valioso de nuestra cultura material y del sistema económico que las instituciones y la sociedad deben cuidar se rijan por atributos de excelencia.

Por cierto, la Asociación Andaluza de Diseñadores organiza el próximo sábado una jornada de presentación de su programa conmemorativo para 2009 al cumplirse veinte años desde su creación. Vivimos permanentemente inmersos en productos diseñados, nos va mucho en que sean de calidad, y con peso andaluz tanto en su creación como en su producción.

Catedrático de Arquitectura de la Hispalense. vpe@us.es

  • 1