Local

Fomento rechaza que el circuito de ensayo del AVE esté en la Sierra Sur

El ministerio asegura que no cumple los requisitos exigidos, entre ellos que los trenes puedan alcanzar los 500 kilómetros por hora. La Junta lamenta la «actitud insensible y de agravio» del PP.

el 11 feb 2014 / 23:06 h.

TAGS:

OBRAS DEL AVEEl Ministerio de Fomento es escueto pero contundente: «No se acepta la propuesta de la Junta porque no cumple los requisitos exigidos». Es decir, que el circuito de ensayo de trenes de Alta Velocidad que el Gobierno andaluza planteó ubicar en su tramo ferroviario entre Marchena y Antequera (pasando por Osuna, Aguadulce y Pedrera) no se llevará a cabo y, con ello, no se crearán los mil puestos de trabajos previstos, no se aprovecharán los 269 millones de fondos Feder que se van a perder por el fallido anillo ferroviario de Antequera y la plataforma construida por la Junta para el AVE Sevilla-Granada (que costó 279 millones de euros) seguirá criando jaramagos porque no hay dinero para poner en marcha toda la línea Sevilla-Antequera. Fuentes del ministerio solo apuntaron a esta redacción que la razón del rechazo son los «requisitos técnicos exigidos» para que el proyecto será competitivo a nivel mundial. Y es cierto que los trenes AVEno podían circular a 500 kilómetros hora entre Marchena y Antequera, pero sí lo pueden hacer, como explicó la Junta a una medida de 330 kilómetros por hora y con puntas de 400. Unas velocidades superiores a las del resto de circuitos o anillos de pruebas del mundo. Las reacciones no se hicieron esperar ayer. Mientas que la Junta lamentó la «actitud insensible y de agravio» del Gobierno central al no aceptar su oferta sobre el anillo ferroviario, la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, reiteró que la propuesta es «técnicamente inviable» y una excusa para «no tener que reconocer que la renuncia a terminar el AVE que debía unir Sevilla con Málaga y Granada va a costar a los andaluces 280 millones de euros». O lo que es lo mismo, más confrontación política, ahora a cuenta del transporte ferroviario, mientras que los fondos europeos destinados a proyectos de I+D+i corren un serio peligro. En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, el portavoz del Ejecutivo, Miguel Ángel Vázquez, indicó que la Junta no ha tenido una respuesta por la vía oficial y que la dada no se entiende porque la propuesta daba una alternativa a la paralización del anillo ferroviario en Antequera, aprovechando las infraestructuras del tramo Marchena-Antequera. En su opinión, estamos asistiendo a «la típica respuesta del Gobierno central, que es dar la espalda a Andalucía». Estamos, dijo, ante «un doble castigo, como es la paralización del anillo ferroviario y la no aceptación de esta propuesta». Esta actitud del Gobierno central «choca mucho» con lo que hace en otras comunidades autónomas, por cuanto no hace mucho planteaba el rescate de nueve autopistas de pago, que suponía un «dineral de los fondos públicos para atender una respuesta a unas empresas privadas», apostilló Vázquez. Crespo, por su parte, pidió al Gobierno andaluz que asuma la responsabilidad de sus decisiones y «no intente culpar al Gobierno de España de la ineficiencia de su gestión, con ocurrencias como la de usar para pruebas de alta velocidad un ramal que no reúne las condiciones, ni sería competitivo». La delegada destacó que «la decisión no terminar el AVE a Antequera es cosa del Gobierno andaluz, que de esta forma entierra los 280 millones de euros que ha invertido hasta ahora en la línea, pagados con impuestos de los ciudadanos». Crespo recordó, además, que el Ministerio de Fomento y Adif siguen trabajando y manteniendo contactos con diferentes empresas para impulsar el circuito de pruebas del anillo ferroviario de Antequera, que cuenta con financiación europea, a fin de intentar sacarlo nuevamente a licitación. Sin embargo, este proyecto difícilmente podrá estar a tiempo. El pasado verano el concurso para la adjudicación de las obras quedó desierto porque las empresas consideraron que las condiciones eran muy duras y que no había tiempo para cumplir los plazos establecidos. Y es que había duras sanciones si no estaba todo listo para el 1 de enero de 2016, fecha en la que se perderían los fondos europeos. El Ministerio tendría que sacar el proyecto otra vez a concurso, hacer las complicadas expropiaciones y, después, comenzar las obras. Evidentemente el calendario es muy apretado. Eso sí, Crespo hizo un llamamiento a la colaboración institucional «en beneficio de los andaluces» y defendió que «el Ministerio de Fomento va a escuchar a la Junta y a apoyar sus proyectos, siempre que estos sean viables». En el proyecto original, el Ministerio estimó que los trenes circularían a 500 kilómetros por hora en el anillo de Antequera (oficialmente Anillo de Ensayo y Experimentación de Alta Velocidad) y que se crearían 7.000 empleos directos (y más de 15.000 indirectos e inducidos). Sin embargo, en el tramo Marchena-Antequera la plataforma ferroviaria ya está hecha (y las expropiaciones previas), lo que le ha costado 279 millones de euros a la Consejería de Fomento y Vivienda. Sólo resta poner la vía y la catenaria, lo que requiere 158 millones de euros más (para vía, instalaciones y equipamiento auxiliares, túneles prefabricados y otros elementos adicionales) y entre 15 y 18 meses de trabajo. Se generarían unos mil empleos directos e indirectos y podría estar listo –si el Ministerio aceptase la propuesta de la Junta– a finales de 2015. El proyecto en Antequera, sin embargo, costaba 368,24 millones y requería más tiempo. 269 millones de euros de Fondos Feder están en juego.

  • 1