martes, 26 marzo 2019
08:56
, última actualización
Local

Fomento se plantea destituciones por el caos de Barajas

El PSOE quiere aclarar el caos formando en Barajas y empezar a pedir cabezas si fuera necesario. Por ello ha exigido al presidente de la compañía aérea, Fernando Conte, que comparezca en el Congreso para informar con detalle sobre todo lo sucedido. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 21:03 h.

TAGS:

El PSOE quiere aclarar el caos formando en Barajas y empezar a pedir cabezas si fuera necesario. Por ello ha exigido al presidente de la compañía aérea, Fernando Conte, que comparezca en el Congreso para informar con detalle sobre todo lo sucedido. Mientras tanto, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, anunció ayer destituciones si se detectaran responsabilidades por negligencia.

Los socialistas entienden que es "factible" requerir su presencia en la Cámara Baja de Fernando Conte aunque no es cargo público ni autoridad de la administración, sino máximo responsable de una empresa privada, acogiéndose a una interpretación de su Reglamento que en su día hizo el Tribunal Constitucional.

La petición de comparecencia registrada ayer por el grupo parlamentario no menciona expresamente la supuesta huelga de celo de los pilotos de Iberia, pero sí argumenta que la "situación de conflictividad" en esta compañía aérea está afectando al "buen funcionamiento" de varios aeropuertos, especialmente el de Barajas. En concreto, el PSOE pretende que Fernando Conte acuda a la Comisión de Fomento para informar "sobre la conflictividad que está viviendo la compañía y su incidencia en el normal funcionamiento de los aeropuertos del país y, de manera especial, en el de Madrid-Barajas". En el requerimien- to, cursado a la Mesa del Congreso, el grupo socialista recuerda que a los problemas de Iberia se han sumado otras "incidencias", como la del funcionamiento de los servicios de control aéreo y las generadas por el cierre durante cinco horas de Barajas el viernes pasado por la fuerte nevada caída en Madrid.

Estos problemas han provocado varias peticiones de comparecencias de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, y de la presidenta de Aena, Encarnación Vivanco, por parte del propio Gobierno, y de otros grupos parlamentarios, que incluso han solicitado una sesión extraordinaria de la Comisión de Fomento para que acuda la ministra.

Al mismo tiempo, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, afirmó ayer en Vigo que habrá ceses, "si hay que cesar", de las personas que hayan incumplido sus responsabilidades en relación al conflicto de Iberia y a la presunta huelga de celo de los pilotos de esta compañía. Y de hecho, se mostró tajante: "En el momento en que detectemos responsabilidades por negligencia, sí cesaremos a las personas que haya que cesar". En este caso, Álvarez aseguró que se analizará "todo el engranaje" para aclarar qué "posibles fallos han podido producirse", y de ser consecuencia de actuaciones negligentes de los responsables, se mostró convencida de que estos "dimitirán antes de ser cesados".

Sigue la trifulca. No obstante, la trifulca política entre los partidos mayoritarios continuó un día después de que Fomento anunciara la apertura de un expediente informativo a Iberia. Por una parte, el portavoz de Fomento del PP, Andrés Ayala, aseguró que la petición de comparecencia en el Congreso del presidente de Iberia supone una "frivolidad" del PSOE que "no conduce a nada" y trata de ser una "maniobra de distracción" para "evadir las responsabilidades" de la ministra de Fomento. Ayala recalcó que si el Gobierno "cree de verdad" que Iberia "tiene responsabilidad" en los incidentes, lo que ha de hacer es "aplicar la legislación vigente", como en el caso de cualquier otra empresa privada con incidencia en un sector de interés público. Desde otro prisma político replicó José Blanco, vicesecretario general del PSOE, que reconoció que se produjeron fallos a la hora de afrontar el temporal de nieve del viernes, pero la única administración que se ha disculpado, dijo, ha sido el Ministerio de Fomento y "aún estamos esperando" que lo hagan el alcalde y la presidenta de Madrid.

Y, pese a todo, resulta que la situación en Barajas no se ha normalizado todavía. Ayer mismo, Iberia tuvo que cancelar 27 vuelos con salida o llegada prevista en el aeródromo madrileño. Fuentes de Iberia reiteraron que la compañía se enfrenta a una huelga "no reconocida" por los pilotos del sindicato Sepla, aunque éstos negaron la supuesta huelga encubierta y señalaron a Iberia como la responsable del caos aéreo. Los pasajeros que inundan el aeropuerto madrileño se enfrentan con resignación y enfado a los retrasos y cancelaciones.

  • 1