martes, 20 noviembre 2018
08:10
, última actualización
Local

Fonseca: "La UE es un invento ‘mediocre’ y a la vez milagroso"

El director de la representación de la CE en España receta europeísmo frente al escepticismo surgido por la gestión de la crisis.

el 25 ene 2012 / 06:52 h.

TAGS:

Francisco Fonseca, jefe de la Representación de la Comisión Europea en España, reflexiona sobre la seguridad en nuestro entorno, junto a Juan Carlos Blanco, Francisco Menacho y Federico Jiménez Ballester.

El director de la Representación de la Comisión Europea en España, Francisco Fonseca, defendió ayer la importancia de Europa como una unidad a pesar del euroescepticismo existente en estos momentos debido a la gestión de la crisis económica que se está desarrollando desde Bruselas y en la que dos países, Francia y Alemania, están imponiendo sus recetas al resto de los socios.

"La UE es un invento mediocre y a la vez milagroso", reflexionó. Fonseca, que dio la conferencia Seguridad en el entorno europeo en el foro Hablemos de Europa, coorganizado por El Correo de Andalucía, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea Representación en España y celebrado en el Hotel Gran Meliá Colón de Sevilla, puso de relieve algunos de los retos más importantes a los que se enfrentan los Veintisiete, frente a "una tormenta perfecta".

Así, destacó que una de las cuestiones que hay que resolver en estos momentos es el conflicto de constitucionalidad ante las últimas imposiciones en materias económicas, pero también en otros asuntos. "Merkozy por sí mismo no tiene estatura suficiente para competir, pero la UE completa sí está en la Champions", señaló en este sentido Francisco Fonseca.Además, abogó por la necesidad de que la UE se siente a discutir "cómo garantizar su seguridad exterior". A este respecto, añadió, hay que plantearse en primer lugar hasta dónde se puede ampliar la Unión. "Desde mi punto de vista, no integrar a Turquía es un error estratégico monumental aunque sea complicada", destacó Fonseca, quien defendió también la adhesión de las repúblicas balcánicas, pero "nada más".

"Somos demasiados grandes y eso hace que haya conflictos a la hora de hablar de constitucionalidad", añadió en este sentido el director de la Representación de la Comisión Europea en España. Así, se refirió a los problemas que se encuentra la CE en derecho familiar a la hora de legislar sobre las pensiones cuando hay divorcios. "En Suecia por ejemplo no se contemplan este tipo de pensiones y en Malta no se reconoce el divorcio, pero hay que llegar a un acuerdo aunque esté lleno de parches para dar respuesta a las cuestiones transfronterizas", recalcó.

En cualquier caso, respaldó no dar marcha atrás en la defensa "de la joya de la corona, que no es más que la constitución de un estado europeo de seguridad y libertad". En este contexto, se refirió a la inmigración y se hizo la siguiente pregunta: "¿Alguien piensa que España puede tener una política de inmigración propia". Fonseca respondió que la UE tiene más fuerza a la hora de plantear sus requisitos -a este respecto habló sobre el Tratado de Schengen- y se refirió a la primavera árabe, "donde los que protestaban no quieren comer hamburguesas, sino ser como nosotros; va a costar dinero, puede dar problemas de tolerancia y puede convertirse en nuestro México".

Asimismo, sobre el tema de la seguridad, afirmó que "la UE tiene que garantizar la protección de las víctimas", advirtió, sobre todo "si queremos que los ciudadanos confíen en este invento, así que habrá que demostrarles que es bueno". Fonseca recordó algunos de los avances logrados en este ámbito, por ejemplo, en la reducción de los tiempos de entrega de un terrorista de ETA que está en otro país, cuyo plazo medio ha caído a los 60 días.

Por último, Fonseca abordó el tema más candente en los últimos años, el económico. En este sentido, destacó la pérdida de soberanía que ha padecido el Gobierno español, pero, a su vez, defendió la necesidad de garantizar "un verdadero gobierno económico europeo". El representante de la CE indicó que se debe avanzar a través del Banco Central Europeo (BCE), que "debe tener más libertad para garantizar la fluidez de crédito", como sucede con la Reserva Federal de EEUU. "El día en que Francia y Alemania tengan problemas para vender sus productos en Europa no lo harán en China, así que el problema es suyo también", sentenció.

  • 1