sábado, 20 abril 2019
10:50
, última actualización
Deportes

Fradua: "No hay ningún clan de Granada, el 90% de los que trabajan en la cantera son béticos"

ENTREVISTA. El director de la cantera del Betis cumple un año en el cargo. Cree que las críticas son interesadas "porque hay gente que se postula para entrar" y apuesta por la continuidad de Heliópolis pese a todo.

el 07 mar 2014 / 08:59 h.

Luis Fradua posa delante de la nueva tribuna de la ciudad deportiva / J.M. Paisano Luis Fradua posa delante de la nueva tribuna de la ciudad deportiva / J.M. Paisano Cumple un año en el cargo. ¿Qué balance hace? El balance se hace bajo dos puntos de vista. El primero, las acciones que hemos hecho para mejorar nuestro día a día en la cantera. También hay que valorar los resultados, en los que aún estamos inmersos. El balance es positivo porque en este año hemos conseguido que muchas de las actividades que queríamos proponer en metodología de entrenamiento, coordinar a los entrenadores, mejorar la red de ojeadores y captadores, es positivo, se están dando pasos firmes. En cuanto a los resultados hay que esperar a que acabe la temporada. En el Betis B, por ejemplo, hubo una crisis en diciembre pero queda temporada y estamos en la pomada, en puestos de play off. El División de Honor se ha descolgado un poco, va tercero, pero todavía tenemos objetivos como jugar la Copa. Y el resto de los pequeños es menos importante los resultados, aunque es destacable el cadete. El balance es positivo. ¿En qué ha mejorado la cantera desde que llegó Luis Fradua? Ahora, por ejemplo, hay espacios para que los entrenadores puedan trabajar. Tenemos reuniones constantes para tener claros los criterios en cuanto a modelos de juego, planteamientos de preparación física sobre nuevas metodologías, instalaciones, análisis de juego con las nuevas tecnologías (los entrenadores nos sentamos sobre una imagen y tenemos más recursos para analizar los avances de cada equipo), también los planes individuales de cada jugador… en fin, hay muchas cuestiones metodológicas que se están mejorando. ¿Qué objetivos le faltan por cumplir? La mayoría de estas acciones necesitan que tengan una rutina diaria. Siempre hay que mejorar algún análisis… mejorar siempre queda por mejorar, pero lo importante es que lo que teníamos previsto se ha iniciado, los pasos son firmes y ahora queremos que sea una rutina diaria. ¿Cuál es su rutina con la Universidad de Granada y el Betis? Normalmente los dos días que no estoy en Sevilla es cuando trabajo en la Universidad. El resto de la semana estoy aquí viendo los entrenamientos, reuniéndome con los entrenadores… ¿Cuántos partidos ha visto en este año? En un fin de semana fácilmente vemos unos ocho partidos, desde el viernes. Y también viajo cuando el B o el División de Honor va fuera. Elijo aquel partido que considero de más relevancia de esos equipos e incluso del Liga Nacional. ¿Qué valoración cree que se hace de su trabajo desde fuera? Es cierto que ahora la institución está viviendo un momento muy delicado, y cuando hay cambios es normal que haya muchas personas que se postulen para entrar aquí. Igual que me ha pasado en otros clubes, se trata de ser muy pesimista con lo que se está haciendo para justificar que hay que hacer un cambio. Estoy muy centrado en mi trabajo y eso es lo que me preocupa, pero sé que desde fuera se está explicando mal que la cantera no está trabajando adecuadamente, y creo que hay un interés que puede ser lícito, pero dentro de la ciudad deportiva hay un buen clima de trabajo y estamos muy centrados en el día a día, todavía hay muchos retos que cumplir. ¿Se ha sentido atacado por no ser bético? He notado el ambiente del bético, pero lo comprendo perfectamente, ya lo viví en el Athletic. No me siento especialmente atacado, entiendo ese planteamiento en el Betis y lo único que puedo hacer es contribuir con mi punto de vista no bético a que se mejore. ¿Es imprescindible ser bético para dirigir la cantera del Betis? No lo sé. Cuando me embarco en este trabajo creo que puedes colaborar sin ser bético, entre otras cosas porque cuando las personas que contactan conmigo consideran que yo podía aportar mi experiencia en otros clubes para ayudar al Betis a crecer. Es cierto que la gente bética siente los colores, pero el 90% de las personas que hay en esta ciudad deportiva son béticos. Crítica fundamental de quienes están fuera: pérdida de patrimonio en la cantera. Lo tengo que desmentir. Primero hay que ver cómo tratamos de llegar a acuerdos con jugadores para alargar sus contratos y su relación con el Betis. Lo inició José Antonio Gordillo y nosotros continuamos, pero es información que debemos mejorar. No estoy nada de acuerdo con esas afirmaciones porque siguen intentando demostrar que aquí se trabaja mal y en ese sentido estamos trabajando por el Betis para fidelizar a esos jugadores y tener cada vez más canteranos. La mayor parte de la plantilla del Betis B es de jugadores de fuera. ¿Eso tiene sentido en un filial? Tengo muy claro hacia dónde queremos ir, pero el primer año no puedes conseguir que todos los chicos sean de la cantera si tú te encuentras, como me pasó a mí en marzo, con un grupo de jugadores con ocho que acababan contrato, otros cinco cedidos fuera, otros tres con lesiones de larga duración… había falta de jugadores, 16-18. Cuando ves los que tienes en el juvenil, a falta de un Betis C, encuentras que hemos renovado a ocho juveniles, cinco con nosotros y tres cedidos, pero todavía nos faltaban jugadores. En un año, de una tacada, no puedes reconvertir todo con jugadores de la cantera. Si necesitas ayuda exterior, sobre todo después del trauma de un descenso, tienes que sopesar muy bien cuáles son los objetivos y los canteranos que tienes y buscamos una fórmula intermedia que lógicamente el año que viene habrá menos jugadores de fuera y más de casa, y eso es un proceso progresivo. Soy consciente de que el primer año puedes tener más jugadores, pero eso puede ir en detrimento de un rendimiento rápido en Tercera. ¿El Proyecto Heliópolis está condenado a perderse tras la marcha de José Antonio Bosch? No, en absoluto. El beticismo quiere que la cantera sea la base de su futuro, por tanto Heliópolis estará allí. Lo único que ha habido es un compromiso muy explícito de un consejo de administración. Heliópolis seguirá adelante y estoy convencido de que este club apuesta por ello. No veo ningún peligro a que Heliópolis no continúe. El peligro es que este consejo es provisional y cambiará a muy corto plazo. Bien, no sé qué cambios puede haber al respecto, pero nuestro reto en el día a día es mejorar Heliópolis. ¿Heliópolis pierde mucho, poco o nada sin Bosch? En estos momentos no hemos encontrado diferencias. Hay cambios, hay incertidumbre pero en el día a día trabajamos con los mismos retos y las mismas ilusiones. Normalmente rendía cuentas ante Bosch y ahora lo hago ante el consejero Fernando Criado o el mismo Miguel Guillén. ¿Da por hecho que no seguirá aquí la próxima campaña? Hay una cosa que es real: todos acabamos contrato al final de la temporada, en mi caso en septiembre de 2014. No sé qué va a decidir el club, por tanto me centro en el día a día. En septiembre habrá otro consejo de administración. ¿Cuál es su intuición? He tenido experiencias de todo tipo. Tengo claro que no me aferro a un sillón a la desesperada. Quiero trabajar en el día a día. Si mostramos que el proyecto es bueno, que creo que lo es, y seguimos así, los nuevos responsables del club tendrán que decidir qué personas son los responsables. Si se lo plantean, ¿seguiría al frente de Heliópolis? Por supuesto. Lo más complicado en un proyecto de cantera es el primer año. A partir de ahí, cuando pones unas bases y tienes un equipo, lo demás es ir perfeccionando. Claro que sí. Si no siguiera, ¿aconsejaría a quienes lleguen que respeten las líneas maestras de este proyecto? No lo sé. Realmente nuestra responsabilidad es ayudar a quienes puedan venir… si fuéramos nosotros, seguiríamos con este trabajo, y si vienen otras personas, las ayudaríamos a que todo el trabajo y la información que hay sean asequibles y las puedan tener. Es nuestra obligación. Y eso de que quien llegue se encontrará “todo mascadito”, como dijo hace unos días en Canal Sur, ¿qué significa? Sólo quise decir que queríamos ayudar a que cualquier cambio que pueda haber sea natural y que ayudaríamos a los máximos. La expresión fue muy comentada pero quería ser natural porque es nuestra obligación para que todo lo hecho no se quede en el olvido. Estamos preparados para todo: para el día a día y para los cambios que pueda haber y ayudar a los siguientes a dejarles lo que hemos hecho. ¿Sigue viendo viable que el 70% del equipo sea de canteranos en diez años? Lo veo viable porque lo he visto en otro club, el Athletic, siempre y cuando el consejo y la gente del club lo tengan claro. Lo que no podemos es tener dudas. Viable es. Hay otra fórmula para explicarlo que es menos presionante: si cada año subimos un jugador de la cantera, iremos conformando una plantilla con más canteranos. Las cifras, 50, 60, 70, pueden generar conflicto. Es algo más natural. Vamos a preparar bien a los chicos y si cada año subimos a uno, la política es correcta. ¿Heliópolis se presentó con tanto boato que la gente esperó más de lo que realmente era? Es evidente que todos los clubes tienen proyecto de cantera. Cómo se presentó fue una forma del consejo de explicar que para ellos la cantera iba a ser protagonista. Me parece un compromiso muy interesante. Hace un año le preguntaba por la cantera del Sevilla y respondió que Indurain subía el Tourmalet a su ritmo. ¿Se pueden comparar ya las dos canteras? Creo que estamos dando pasos importantes. Nuestro objetivo no es compararnos con el Sevilla, sino compararnos con nosotros mismos. Es decir, que no están cerca… Cada club tiene que saber los recursos que tiene. Nosotros, con lo que tenemos, tenemos que comparar nuestro crecimiento año a año. ¿El ritmo es el adecuado? Sí. ¿Está satisfecho con los recursos o la inversión del club en la cantera? La inversión en cantera es uno de los aspectos prácticos y creo que es un compromiso, por eso digo que Heliópolis debe continuar. Si existe ese compromiso, podemos crecer cada vez más. Ahora mismo, como director de la cantera, mi obligación es pedir siempre más porque siempre se puede mejorar. Hablaba antes del Betis C. ¿Se plantea recuperarlo? Es importante tener un escalón entre el División de Honor y el equipo de Segunda B. hay varias fórmulas: recuperar el C, tener algún club convenido donde puedas tener a tus jugadores cedidos… también me parece interesante. ¿Que el primer equipo vaya como va perjudica también la impresión que se tiene fuera de lo que se hace en la cantera? Sí, estoy convencido de que eso es así. ¿Las críticas a la cantera son injustas en general? Estamos demasiado centrados en el día a día. Tengo muchas cosas que hacer, muchos retos, y el fútbol es polémica y cambio. Nuestra intención es no despistarnos con lo que hay en el exterior y centrarnos en el trabajo. Cuando oye hablar del clan de Granada, ¿qué se le pasa por la cabeza? Es un planteamiento que quiere hacer daño a las personas que estamos en el club. Es una anécdota más. Realmente aquí no hay ningún clan de Granada. Cuando la información que sale no me tiene que preocupar, no me preocupo y sigo adelante. Hablaba de fidelizar a los chavales de la cantera. El año pasado, el club no renovó a cuatro o cinco del primer equipo. ¿Es un aspecto que deben mejorar o es imposible competir con el dinero que ofrecen fuera? Es una situación complicada, estamos trabajando en ello y en estos meses hemos avanzado y estamos llegando a acuerdos para que nuestros futbolistas sigan aquí. Era un objetivo importante y lo estamos consiguiendo. En casos como el de Carlos García, por ejemplo, ¿se meten ustedes? Aquellos futbolistas que han acabado su ciclo en la cantera se tratan a través de la secretaría técnica del primer equipo, aunque trabajamos conjuntamente. ¿Cuál sería el escenario ideal de la cantera para el próximo año? El escenario ideal es de estabilidad, independientemente de si hemos tenido buenos o malos resultados. Es la estabilidad porque ella te va a dar los resultados al final. Como esa estabilidad en fútbol es compleja, queremos dos vías: los mejores resultados posibles en los equipos superiores y que se vaya consiguiendo esa estabilidad y ese trabajo rutinario normalizado de todos los programas que hemos estado aplicando. La Residencia es otra novedad. Ha supuesto un salto de calidad, no sólo el edificio sino los protocolos y el plan de formación integral, la tutorización… Hemos conseguido que los futbolistas estén mucho más cómodos y se dediquen mejor al fútbol. Otra crítica, por cierto, es que se centran tanto en el aspecto extradeportivo que olvidan el futbolístico. Es una crítica sin fundamento. Somos gente de fútbol. Cada uno que diga lo que quiera.

  • 1