Local

Francia aboga por una ‘dirección política’ de la operación en Libia

Los rebeldes no logran avanzar pese al ataque aliado contra el Ejército de Gadafi.

el 22 mar 2011 / 21:24 h.

TAGS:

Vista de los daños provocados en una instalación del Ejército libio durante un bombardeo de las tropas de la coalición.

Francia quiere liderar la operación militar en libia. Después de que el pasado lunes los países que forman la alianza discreparan sobre quién debería tener el mando del ataque al régimen de Gadafi, el Gobierno de Nicolas Sarkozy dio un paso al frente y se postuló como coordinador político de la misión internacional.


Según anunció ayer el jefe de la diplomacia gala, Alain Juppé, los países que integran la coalición internacional que está aplicando la resolución de la ONU sobre la zona de exclusión aérea sobre Libia se reunirán en los próximos días para hablar de la operación.


Según explicó, "a petición del presidente" y de acuerdo con sus "colegas británicos", propuso la creación de una "estructura política" para dirigir las operaciones, que implique a los ministros de Asuntos Exteriores de los países que están participando y de la Liga Árabe". Según Juppé, cuyo país junto con Reino Unido han sido los principales promotores de imponer la zona de exclusión aérea en Libia, el objetivo es limitar la intervención en la nación norteafricana a un corto periodo de tiempo.


El ministro francés destacó que "la intervención militar puede detenerse en cualquier momento" siempre y cuando "el régimen de Trípoli acate las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, acepte un alto el fuego auténtico, retire sus tropas de los lugares donde han penetrado" así como que "regresen a sus cuarteles". A partir de ahí, precisó Juppé, "hay que pensar en lo siguiente, y lo siguiente es la paz". "Francia ha estado al frente de la iniciativa en la organización de la intervención militar y estará en la iniciativa en la organización de la paz", afirmó el ministro, adelantando que Sarkozy "se pronunciará en los próximos días en este sentido".


En todo caso, añadió, Francia considera que no deben ser los países aliados quienes decidan "cuál será el futuro régimen político en Libia" sino que deberán ser los propios ciudadanos libios. "Nuestra intervención tiene como objetivo ponerles en la situación de poder expresarse libremente y acceder a la transición democrática que les ha sido negada hasta ahora", defendió.


El paso al frente de París coincide con las evasivas de la OTAN. La Alianza Atlántica acordó poner en marcha "de inmediato" el control naval del embargo de armas impuesto a Libia por la ONU pero sigue sin querer asumir el mando de la misión. Los embajadores de los Veintiocho países aliados reunidos en Bruselas pactaron que los buques y aviones de la OTAN en el Mediterráneo asuman tareas de "seguimiento, información y, si fuera necesario, de interceptación" de barcos "sospechosos" de transportar armas o mercenarios.


Parón de los rebeldes. A pesar de la intervención extranjera, los rebeldes libios que se encuentran a las afueras de la ciudad de Ajdabiya, en el este de Libia, no lograron avanzar ayer en sus posiciones porque las tropas leales al líder libio, Muamar Gadafi, todavía les superan a pesar de los bombardeos aéreos de la coalición occidental. Los combatientes insurgentes se encuentran a unos cinco kilómetros de la ciudad, que se encuentra en el punto de entrada a la zona este del país.


Además, las tropas antigubernamentales aseguraron que los bombardeos están inutilizando el armamento de Gadafi, aunque sus fuerzas siguen suponiendo una fuerte amenaza. "Necesitamos la zona de exclusión aérea para que ataquen el poderoso armamento", explicó el rebelde Ahmed al Aroufi, quien también rechazó una intervención más directa. "Si traen fuerzas terrestres, dejaremos a Gadafi y ellos serán nuestro nuevo objetivo", explicó.


A pesar de que los insurgentes no logran avanzar más, los bombas aliadas alcanzaron una instalación naval en el este de Trípoli y destruyeron varios vehículos militares, según informaron fuentes oficiales libias. También atacaron los sistemas radar de dos bases aéreas en la localidad de Benghazi, según Al Yazira.


Por contra, al menos diez personas perdieron la vida ayer a causa de los bombardeos realizados por las tropas leales al dictador Gadafi, contra la localidad de Zintan, en el oeste del país, según explicó uno de los residentes de la ciudad.

  • 1