Economía

Francia como espejo del 29-S

El país vive una amplia huelga general en contra de la reforma de las pensiones.

el 07 sep 2010 / 19:25 h.

Un momento de la manifestación de ayer por las calles de París contra de la reforma de las pensiones.

Más de un millón de franceses se manifestaron ayer para pedir al presidente, Nicolas Sarkozy, que rectifique su proyecto de retrasar la edad de jubilación, el mismo día en que los diputados comenzaron el debate de la reforma que sitúa en 62 años la edad mínima para el final de la vida laboral.

El Gobierno galo, que estimó en 1.120.000 los manifestantes en todo el país, y los sindicatos, que los cifraron entre 2,5 millones y más de tres millones, coincidieron en que la de ayer fue una jornada de apoyo más numeroso a la oposición a la reforma de las pensiones que la del 24 de junio pasado.

Se trata, además, de un espejo en el que se miran los sindicatos españoles de cara a la huelga general convocada en España el 29 de septiembre contra la reforma del mercado de trabajo y de las pensiones.

Los sindicatos galos aseguraron haber logrado la mayor movilización de los últimos años, en una jornada en la que afirmaron haber sacado a la calle a 2,75 millones de franceses, según CGT (Confédération Générale du Travail), cifra que el sindicato SUD llevó a más de 3 millones.

Era su objetivo, cosechar una buena respuesta, la única forma para intentar de hacer recapacitar al Gobierno, como sucedió con las históricas manifestaciones de diciembre de 1995 y en mayo de 2003, cuando lograron paralizar reformas que iban en el mismo sentido.

El Ejecutivo se mostró primero prudente y difundió unos datos policiales en los que se contabilizaron algo más de medio millón de manifestantes, lejos de los 800.000 de hace tres meses, pero posteriormente elevó la participación por encima del millón de personas.

La quinta jornada de protesta contra la reforma de las pensiones tuvo un sabor particular porque coincidió con el inicio de la andadura parlamentaria del proyecto gubernamental.

Mientras el ministro de Trabajo, Eric Woerth, defendía las ventajas de ampliar la carrera activa de los franceses, miles de ellos coreaban en la calle lemas en defensa de la jubilación a los 60 años, el auténtico caballo de batalla de la reforma.

En unas 200 ciudades francesas desfilaron manifestantes en contra de los planes del Ejecutivo francés, que tienen muchas posibilidades de salir adelante puesto que el Ejecutivo cuenta con un importante respaldo parlamentario.

"Es la mayor movilización de los últimos años", señaló en París el líder del sindicato CFDT, François Chérèque, mientras que su colega de la CGT, Bernard Thibault, no dudaba en declarar que "la movilización es superior a la del pasado 24 de junio". "Ése era nuestro objetivo y el Gobierno no podrá obviar lo que está pasando", agregó.

Pero ajeno al ruido de la calle, el ministro de Trabajo continuó defendiendo su proyecto como la única forma de asegurar, dijo, el futuro de las pensiones.

Salpicado por el llamado caso Bettencourt (un escándalo de tráfico de influencias en torno a la heredera del imperio cosmético L'Óreal), Eric Woerth se mostró firme.

Antes de comenzar la sesión había recibido el apoyo expreso de Sarkozy, que se reunió con los diputados de su partido para pedirles firmeza con la reforma pero flexibilidad a la hora de introducir enmiendas encaminadas a suavizarla en lo que se refiere a los trabajadores de los oficios más duros.

Ésa parece la única concesión que está dispuesto a hacer el Ejecutivo para calmar a la calle, aunque los sindicatos afirmaron no conformarse con eso y algunos comenzaron a pedir una nueva jornada de protesta.

Su movilización no se limitó a sacar a las calles a miles de personas. Muchos otros no acudieron a sus puestos de trabajo, provocando importantes perturbaciones en diversos sectores.

En particular los transportes, que se vieron confrontados a una nueva jornada de caos, particularmente molesto en las horas punta.

Una cuarta parte de los vuelos previstos en los aeropuertos de París fue suspendida de manera preventiva, pero los principales problemas se registraron en las estaciones de ferrocarril y en los transportes urbanos. Funcionaron dos de cada cinco trenes de alta velocidad, uno de cada cuatro del resto de convoyes de largo recorrido o la mitad de los regionales.

  • 1