Local

Francia deniega la eutanasia a una enferma incurable

La justicia francesa denegó ayer a una paciente aquejada de un doloroso tumor incurable en la cara el recurso a la eutanasia activa que había solicitado ante los tribunales como último cartucho antes de marcharse a Suiza para conseguir sus fines.

el 15 sep 2009 / 01:52 h.

TAGS:

La justicia francesa denegó ayer a una paciente aquejada de un doloroso tumor incurable en la cara el recurso a la eutanasia activa que había solicitado ante los tribunales como último cartucho antes de marcharse a Suiza para conseguir sus fines.

La primera demanda de este tipo presentada ante los tribunales chocó con la legislación francesa sobre cuidados paliativos, que data de 2005 y que no reconoce el suicidio asistido, y reabre el debate sobre la legalización de la eutanasia en Francia. El Tribunal de Gran Instancia de Dijon (este) rechazó la demanda de Chantal Sébire, una maestra de 52 años y madre de tres hijos, que había apelado a la "humanidad" de los jueces para poner fin, con un tratamiento médico letal, al calvario que le causa el poco común tumor nasal que padece.

El veredicto, que se ajusta a la petición de la Fiscalía durante la vista oral del pasado viernes, establece que la demanda de Sébire se opone tanto al código deontológico médico como al código penal francés.

El juez recuerda a la paciente que lo máximo que le permite la legislación es que los doctores la mediquen para que caiga en un coma profundo que calme su dolor y, en ese estado, aguarde la muerte.

Una solución prevista en la ley de 2005 pero que Sébire ya había rechazado, en pos de una muerte digna, rápida, que la liberara de los "atroces" dolores que le provoca su mal, una enfermedad que sólo sufren 200 personas en todo el mundo y que ha deformado considerablemente su rostro, en un proceso enormemente doloroso que además la aboca a una paulatina ceguera.

La paciente buscaba una salida más rápida y contundente que la brindada por la ley, una muerte inducida que le permitiera "dormirse con el cariño de sus allegados" y "terminar su vida respetando su dignidad". En su demanda destacó el carácter incurable de su mal, el sufrimiento "intenso y permanente" que le produce y el "rechazo a soportar la irreversible degradación de su estado".

Apelan a Sarkozy. La sentencia negativa provocó la cólera de la Asociación por el Derecho a Morir Dignamente (ADMD), que la considera "una pena de sufrimiento de por vida", mientras que la abogada de Sébire, Gilles Antonowicz, pidió al presidente francés, Nicolas Sarkozy, que cambie una ley que calificó de "inhumana" y acabe con la "hipocresía". Sébire no tenía mucha fe en que los tribunales le abrieran una puerta que los políticos ya le habían anunciado que permanecería cerrada.

Desde que su caso saltó a la luz pública, varios miembros del Gobierno del país galo se encargaron de recordar a la paciente que el suicidio asistido no está autorizado en Francia.

El presidente Sarkozy, a quien se dirigió para que intercediera por ella, se limitó a encargar a su consejero de Sanidad que reuniera un comité de máximos expertos médicos para agotar todas las posibilidades de diagnóstico y eventual tratamiento.

Preparándose para un rechazo de su demanda, Sébire ya había asegurado que no apelaría la sentencia del Tribunal de Dijon y que, a partir de ahora, centraría sus esfuerzos en encontrar un lugar donde le permitan morir con dignidad. El país elegido es Suiza, uno de los pocos de Europa donde la ley autoriza el suicidio asistido junto a Bélgica y Holanda.

Francia ha conocido en los últimos años -2003 y 2007- dos casos en los que la Justicia ha dejado sin penas la ayuda a personas que pedían ayuda para morir. Un sondeo divulgado en 2007 indicaba que el 87% de los franceses se declaraba favorable a que enfermos incurables pudieran pedir la eutanasia.

  • 1