Local

Francia desafía a la Eurocámara y continuará expulsando gitanos

Estrasburgo insta al Gobierno galo a cesar «inmediatamente» las deportaciones.

el 09 sep 2010 / 19:27 h.

TAGS:

Un grupo de gitanos rumanos expulsado por Francia descansan en el aeropuerto de Bucarest.

El pulso está abierto en el seno de Europa. El Pleno del Parlamento Europeo condenó ayer la política de expulsiones de gitanos rumanos y búlgaros lanzada por el Ejecutivo de Nicolas Sarkozy e instó a las autoridades francesas a cesar "inmediatamente" las deportaciones, pero el Gobierno galo replicó que no las suspenderá y acusó a la Eurocámara de excederse en sus prerrogativas.


El texto, con 337 votos a favor, 245 en contra y 51 abstenciones, fue respaldado por socialistas, liberales, Izquierda Unitaria y los Verdes y se impuso a otra propuesta promovida por el Partido Popular Europeo que, con el apoyo de los conservadores británicos, abogaba por una mayor integración de la comunidad romaní en la sociedad europea, pero evita mencionar las medidas de Sarkozy. El texto de los populares fue rechazado por 328 votos en contra y 287 a favor.


La resolución aprobada insiste en el derecho a la libertad de movimiento y residencia de "todos" los ciudadanos de la Unión Europea UE). En ella, los eurodiputados mostraron su "profunda preocupación" por el uso de una retórica "incendiaria y abiertamente discriminatoria" en los discursos políticos durante la crisis de las deportaciones, ya que temen que dé "credibilidad a las declaraciones racistas" de grupos ultras. También condenaron "profundamente" las medidas adoptadas "por las autoridades francesas y de otros Estados miembros contra gitanos y nómadas y orientadas a su expulsión" y advierte de que las deportaciones "masivas" están "prohibidas" por la Carta de Derechos Fundamentales -vinculante desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa- y que "violan las leyes y tratados de la UE".


Pero el Gobierno francés no está dispuesto a aceptar dictámenes ni de la UE ni de nadie y así lo constató el ministro de Inmigración, Eric Besson, quien aseguró que "está descartado que Francia suspenda las reconducciones a los países de origen, sean rumanos, búlgaros u otros ciudadanos". Besson, quien se encontraba en Bucarest junto al secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Pierre Lellouche, para discutir con las autoridades del país precisamente sobre las expulsiones de gitanos rumanos, defendió que esos procedimientos se ajustan a derecho. "Francia aplica escrupulosamente el derecho europeo, respeta escrupulosamente la ley republicana francesa y las decisiones judiciales", dijo. En cuanto a la resolución adoptada por el Parlamento Europeo, señaló que, aunque la institución merece sus respetos, se ha excedido de sus prerrogativas. "Nosotros no tenemos que someternos a ese dictado político. No vamos a cambiar nuestra hoja de ruta", aseveró.


En paralelo, Lellouche, había denunciado "la enorme burbuja de hipocresía, en Francia y en nuestros socios europeos", porque se culpa a París "de un problema que no se ha tratado durante diez años y en el que hemos sido los primeros en decir: Europa tiene que movilizarse". En una entrevista en Le Monde, insistió en que "la libertad de circulación no consiste en instalarse en otro país de la UE durante meses o años" sin tener medios ni recursos.

  • 1