Cultura

Francia pisa fuerte en Cannes con Catherine Deneuve

Francia llegó y convenció en Cannes con su primera película en la competición oficial y una de las grandes favoritas, 'Un cuento de Navidad', de Arnaud Desplechin, un agridulce drama familiar con muchos toques de comedia y una perfecta interpretación de un perfecto grupo de actores.

el 15 sep 2009 / 04:55 h.

Francia llegó y convenció en Cannes con su primera película en la competición oficial y una de las grandes favoritas, 'Un cuento de Navidad', de Arnaud Desplechin, un agridulce drama familiar con muchos toques de comedia y una perfecta interpretación de un perfecto grupo de actores. Esta historia coral -con una familia encabezada por Catherine Deneuve- fue muy bien recibida en su primer pase de prensa y elogiada de forma bastante generalizada.

Una narración muy francesa, con toques que rozan la comedia más disparatada, y una estructura copiada de las películas cómicas mudas que quita hierro a los dramas que vive la familia. Muertes, enfermedades, incomprensiones y traumas antiguos rodean a los personajes de esta historia, que justifica, por una vez, que su duración llegue a las dos horas y media. Un dramón en toda regla suavizado por toques de comedia y alguna que otra imagen surrealista que recuerda al anterior cine de Desplechin pero también a otras películas francesas, desde 'Amelie' a 'Tía Daniela'.

Desplechin explicó que es consciente de que casi todo está inventado y de que las historias poco tienen de nuevo, por lo que aseguró esforzarse en ser "un actor como los demás" y contribuir con algo suyo en cada película. Esas ideas quedan reflejadas en los múltiples homenajes que hay en la película. Escenas recogidas en televisores de películas como 'Sueño de una noche de verano', en una versión en blanco y negro de William Dieterle, 'Una cara con ángel', con Fred Astaire y Audrey Hepburn o la famosa escena de Moisés/Charlton Heston en 'Los diez mandamientos'. Imágenes que hacen reunirse ante la tele a los miembros de la familia en su casa de la infancia, que se convierte además en un personaje más de la historia.

Catherine Deneuve, que no paró de bromear, resaltó que esas relaciones familiares -si bien sólo su lado positivo- se trasladaron a la realidad. Destacó el buen ambiente del rodaje, donde todos estaban juntos, en el mismo hotel, y se creó "un vínculo familiar" que iba muy bien con la historia que narra la película.

  • 1