jueves, 25 abril 2019
23:17
, última actualización
Cofradías

Francisco Berjano: "Será un pregón de Iglesia, a la sombra de la cruz"

El hermano mayor de la Vera-Cruz ha sido designado por el Consejo para anunciar la Semana Santa de 2014.

el 09 nov 2013 / 21:05 h.

Francisco Berjano con el presidente del Consejo, ayer tras hacerse pública su designación. Foto: M.J.F. Francisco Berjano con el presidente del Consejo, ayer tras hacerse pública su designación. Foto: M.J.F.                       "No soy un pregonero al uso pero voy a dar hasta donde pueda y hasta donde sé”. De esta manera tan directa y sincera respondía Francisco Berjano Arenado, actual hermano mayor de la Vera-Cruz, a la llamada telefónica en la que el Consejo le comunicaba anoche su designación  como pregonero de la Semana Santa de Sevilla 2014. Hasta pasadas las ocho y media de la tarde no trascendió su nombramiento. A esa hora, este magistrado de 55 años andaba de peregrinación en la aldea del Rocío con sus hermanos de la Vera-Cruz: “Es una gran responsabilidad de la que aun no soy muy consciente. Ni lo sospechaba ni se me pasaba por la cabeza”, reconoció bastante nervioso mientras dejaba atrás las marismas para dirigirse a la capital donde, arropado por la familia y sus hermanos de la Vera-Cruz, concedió su primera y esclarecedora rueda de prensa como flamante pregonero de Sevilla. En ella, Berjano relató cómo se enteró de todo: “Estábamos a punto de rezarle una salve a la Virgen [por la Virgen del Rocío] antes de despedirnos. Primero me pareció una broma, pues me cogió totalmente desarmado. Y luego, tras consultarlo con mi mujer y mi hijo, acepté porque ante todo es un gran honor y una gran responsabilidad la que tengo por delante en los próximos meses”. Ante la prensa y buena parte de los miembros del Consejo, Berjano insistió en lo que ya había dejado claro al presidente del Consejo antes de dar el sí: “No soy de hacer poesías ni de decir cosas gratuitas y a borbotones, pero si lo que se quiere es que hable de lo que deben ser las hermandades y cofradías dentro de la sociedad actual y de la propia Iglesia..., si eso es lo que quieren, pues adelante, aquí me tienes”, expuso firmemente y sin tapujos. Lo que el presidente del Consejo, Carlos Bourrellier, respaldó de principio a fin: “Ése es el perfil de pregonero que estábamos buscando para cerrar este Año de la Fe. Alguien como tú, Quico, que nos de un manifiesto de su fe, de cómo vive el día a día de su hermandad y de la Semana Santa, siempre desde la fe”. Sobre cómo va a ser el texto que pronuncie en el atril del Maestranza el próximo Domingo de Pasión, fue bastante claro desde un primer momento: “Mi pregón será un pregón de Iglesia, que aunque suene a homilía pero hablará  del papel de las hermandades y de las cofradías en el mundo actual”. Su vehemente compromiso con la doctrina de la Iglesia marcará su oratoria, “siempre a la sombra de la cruz y de lo que ésta supone para el cristiano”, pues hasta ahí llegará el hermano mayor de la Vera-Cruz, sin experiencia en los atriles: “Nunca he dado un pregón. Será mi primera vez y me voy a estrenar con el pregón de Sevilla”. Una misión que “no es ningún pelotazo” y que dice no alegrarle mucho, pues “no se puede congeniar la alegría con la responsabilidad”. Berjano está casado y tiene un hijo. Desde hace cinco años ostenta la vara dorada en la hermandad de la Vera-Cruz, la misma corporación que hace dos años apostó, sin consultarlo previamente con el Consejo, de hacer estación de penitencia con uno de sus titulares, el Lignum Crucis, ante la inminente amenaza de lluvia que se cernía sobre la ciudad. La designación de este magistrado juez del Juzgado de Primera Instancia número 11 de Sevilla supone una vuelta a los cánones más clásicos del pregón tras la aplaudida renovación que insufló el año pasado el joven Francisco Javier Segura Márquez. Berjano es además hermano de la Paz y del Baratillo. Precisamente en la corporación del Domingo de Ramos fue uno de los fundadores de la cuadrilla de hermanos costaleros, y conocer las trabajaderas del Baratillo, la Carretería y la Vera-Cruz. Ahora este cofrade del Porvenir, aficionado al atletismo, tiene ante sí una de sus carreras más difíciles y honorables. "No son tiempos de historias ni de teatros sino de ir a la esencia" Si hay una cualidad que se pueda destacar del pregonero de la Semana Santa 2014 es su sinceridad. Desde un primer momento, Francisco Berjano ha subrayado que el suyo no estará inspirado en ningún otro pregón y que llevará su inconfundible sello: “Mi referencia es la mía. No voy a leer ningún otro pregón. Será el pregón de Quico Berjano”. Sobre el riesgo de que su texto caiga en un excesivo catecismo, este cofrade del barrio del Porvenir y actual hermano mayor de la Vera-Cruz  sale defendiendo que “esto (por la Semana Santa) es algo muy serio”. “Hay cosas que más que decirlas, hay que gritarlas. No son tiempos de historias ni de teatros, sino de ir a la esencia de nuestra fe, que es que hace más de 2.000 años, Jesús murió por nosotros y no podemos jugar con esto. Vale, que si mi pregón suena a homilía es porque es Quico Berjano. Ya me estáis viendo venir”. Los recuerdos que tiene del pregón de la Semana Santa de Sevilla dice que son de los tiempos del Lope de Vega. “Cuando había que levantarse muy temprano por la mañana para coger sitio y siempre estaban en la cola unos hermanos de los Negritos que le guardaban la vez”. Este magistrado de 55 años explica que el primer pregón que asistió fue el de Ramón Martín Cartaya. Sobre el papa Francisco asegura que es “Dios aparecido en la tierra” y alaba el papel que juega dentro de la Iglesia: “Nos hacía falta una cabeza visible como ésta, que nos volviera a los valores esenciales”. Frente a las explicaciones ofrecidas por el presidente del Consejo sobre la tardanza en anunciar públicamente su nombre a los medios de comunicación y a la ciudad en sí, el hermano mayor de la Vera-Cruz aseguró no importarle mucho el proceso que le ha llevado hasta el atril: “Me da igual que haya habido un nombre o varios sobre la mesa. Es lo normal en estos casos. Lo único que digo es que ahora el problema lo tengo yo”. Berjano dijo haber recibido la felicitación del alcalde de Sevilla y de estar a la espera de la del arzobispo al que trasladará la idea de “un pregón de Iglesia”.

  • 1