Francisco Redaño crea en Utrera arte con cajetillas de tabaco

Expone estos días sus obras en una feria de muestras en Alcobendas(Madrid)

el 03 oct 2009 / 17:43 h.

Por todo el mundo son conocidos los perjuicios que supone el tabaco para la salud. Campañas y leyes luchan por su consumo, así como para evitar que las colillas, o incluso las cajetillas de tabaco, llenen las calles de las ciudades. Sin embargo, esos paquetes de cartón tienen en Utrera un destino mejor: transformarlos en muñecos.

Francisco Redaño no puede decir que tenga mucho tiempo para aburrirse ya que, entre otras actividades que ocupan sus horas, se encuentra la de enfundarse el traje de artista del reciclaje para confeccionar figuras de cartón, cuyo eje y estructura es este cartón.
De todas maneras, con casi 30 creaciones realizadas en los últimos años, el autor no considera que lo que él hace "sea arte propiamente dicho, sino que es una forma de entretenimiento".

En cualquier caso, su habilidad le ha llevado estos días a desplazarse hasta Alcobendas (Madrid) donde, hasta el día 15, se está desarrollando una feria de muestras que acoge las creaciones de distintas personas, colectivos y asociaciones.Sobre el comienzo de la citada afición de este joven vecino de Utrera, él mismo explica que el origen está en su propia vivienda. "Siempre hemos reciclado y, como mi familia fumaba, se me ocurrió la idea y empecé a hacer los muñecos con las cajetillas de tabaco, aunque más adelante también aproveché las revistas y las comencé a usar para recubrir las figuras", rememora.Hoy día, sus familiares y amigos siguen suministrándole el material para que desarrolle esta curiosa afición a la que se dedica cuando tiene tiempo. "En distintos ratillos", confiesa el creador. De este modo, confecciona primero las piernas, los brazos y el tronco por separado, para después unir las piezas, forrarlas con las revistas y barnizarlas.


Son 25 las cajetillas de tabaco que necesita para cada figura, aunque ahora reconoce que está estudiando innovar en el diseño. "Estoy empezando a hacer a hombres y mujeres, con formas distintas, y me estoy planteando utilizar paquetes más grandes y más pequeños, o incluso cajitas de cerillas, para poder realizar nuevos elementos", explica.
Pero su amor por la creación va incluso más allá y no se limita a esta faceta. En este sentido, con 32 años, este joven viaja ahora hasta Alcobendas para mostrar su arte, mientras ultima los detalles del segundo certamen internacional de cortometrajes y guiones Ciudad de Utrera, del que es también el coordinador.

  • 1