Local

Frenazo sin fecha a los 5.500 pisos en Cortijo de Cuarto

La Diputación aparca definitivamente el proyecto porque ahora es imposible sacarle “rentabilidad”.

el 26 jun 2011 / 19:17 h.

TAGS:

Lo que era una evidencia por la vía de los hechos ya tiene su confirmación oficial: la gigantesca promoción inmobiliaria de 5.551 viviendas que desarrolla la Diputación de Sevilla en la zona de Cortijo de Cuarto (entre Bellavista y el río Guadaíra) se paraliza hasta nueva orden y sin una fecha prevista. Así lo confirma el presidente de la institución provincial, Fernando Rodríguez Villalobos , que no se anda por las ramas a la hora de explicar los motivos y admite que el proyecto en este momento no es rentable y no va a dejar dinero.

Rodríguez Villalobos reconoce en declaraciones a este periódico que el desarrollo urbanístico de Cortijo de Cuarto, en el que la mitad de las viviendas sería de protección pública, está en estos momentos "paralizado". ¿Por qué? "Pues porque en este momento no es negocio", dada la parálisis que sufre el sector inmobiliario. "Yo no puedo convertir la labor de la Diputación en un negocio, pero lo que tampoco puedo es tirar un patrimonio que ha estado trabajado" por sus antecesores en el cargo.

El máximo responsable de la institución provincial recuerda que el proyecto está "perfectamente diseñado y aprobado" para iniciar en cualquier momento los trabajos en la que es "una de las bolsas de suelo más importantes que hay en Sevilla". El problema es que el mercado está paralizado y no se quiere malvender unos terrenos que son la joya de la corona del patrimonio de la Diputación, que con los beneficios que debe obtener por la operación piensa comprar parcelas en municipios de la provincia para desarrollar viviendas públicas y complejos industriales. Así las cosas, "estamos esperando a que cambien un poquito las circunstancias del mercado inmobiliario", de ahí que se le haya echado el freno al proyecto sine die, ya que las previsiones actuales no auguran una rápida recuperación del sector.

Rodríguez Villalobos asegura que no se trata de especular, sino de no perder dinero por tener prisas. "En su día apostamos por lo público y llegamos a un pacto con la Junta, hasta el punto de que la consejera de entonces [Concepción Gutiérrez, responsable de Obras Públicas en 2006] nos aplaudió el gesto". Pero las cosas han cambiado con el parón inmobiliario. "Una cosa es que seamos cómplices de la Junta para hacer allí VPO y otra que la Diputación pierda riqueza o parte de su patrimonio en no sé qué medidas sociales, porque las medidas sociales las aplicaré yo, donde y como quiera". Dicho de manera mucho más clara: "Esto es un negocio, y como tal hay que considerarlo. Y yo tengo que sacarle rentabilidad a esto", ya que los beneficios que se obtengan se traducirán en inversiones en otros puntos de la provincia.

Se veía venir. De esta manera, Rodríguez Villalobos pone voz de manera rotunda a lo que era más que evidente, y es que ya por lo pronto la propia Diputación no incluyó en sus presupuestos para este año partidas para el desarrollo de esta gran bolsa de suelo de 136 hectáreas, pese a que en 2010 se anunció que las obras se iniciarían el pasado mes de abril. 

De la importancia de esta operación urbanística dan una idea sus principales cifras: 5.551 viviendas, un volumen de negocio de 600 millones de euros y la creación de 6.000 puestos de trabajo para levantar esta nueva zona residencial de Sevilla, que se iba a estructurar en tres barrios (Norte, Centro y Sur). Los cálculos apuntaban a que se prolongaría durante seis años la construcción del complejo, que por ahora tendrá que esperar y parece que por bastante tiempo.

  • 1