miércoles, 19 diciembre 2018
05:41
, última actualización
Local

Fuente Ymbro lidió el encierro más completo de todo el ciclo

La familia Fraile volvió a embarcar el toro más bravo y temperamental lidiado en el abono.

el 02 may 2012 / 07:36 h.

TAGS:

A Ricardo Gallardo se le resistía la plaza de Sevilla pero este año ha despejado cualquier duda lidiando un excelente y boyante utrero en la novillada de apertura del ciclo continuado y, sobre todo, un encierro cargado de posibilidades con dos toros de excelente comportamiento para el torero y otro de exigente bravura que los jurados no han tenido en cuenta a la hora de conceder los premios oficiales.

Dentro de este apartado de excelencias también hay que recordar el juego del toro Bilanero, marcado con el hierro de El Pilar, con mucho el más bravo de una Feria en la que saltaron muchos más toros cargados de posibilidades dentro de un preocupante panorama de general falta de fuerzas que ha afectado a la mayor parte de unos encierros en los que, tarde tras tarde, la suerte de varas se ha reducido a su mínima expresión.

Pero hay muchas más gratas sorpresas que recordar: es el caso de Victorino Martín, que se reconcilió con la plaza de Sevilla embarcando un importante y correoso encierro al que debieron cortarle más orejas en el mano a mano de Fandiño y Mora, especialmente a un quinto muy en el tipo de Saltillo que se fue entero para el desolladero.

En la de Montealto, sin demasiado brillo, saltaron dos o tres ejemplares para dar un paso alante. También hubo un toro potable en el mansísimo envío del Conde de la Maza y toros sueltos más que aprovechables en el inválido y desmantelado encierro de Daniel Ruiz, y un bonancible quinto de Torrehandilla que empezó a enseñar las goteras de El Cid.
Resulto especialmente colaborador con el torero el encierro enviado por Victoriano del Río, tan noble como flojo aunque posibilitó el milagro manzanarista dentro de una presentación al borde de lo tolerable. Mucho más impresentable resultó la anovillada y esmirriada fachada de los toros de Garcigrande -se notó la mano de cierto apoderado- aunque dejando aparte las carencias de su presencia hubo dos lotes para triunfar que se dejaron cruditos Sebastián Castella y El Fundi.

También hay que recordar de una manera especial el buen juego de la corrida de Torrestrella, que además estuvo irreprochablemente presentada aunque los mejores ejemplares que saltaron al ruedo demandaron manos más solventes y supusieron un toque de atención para la vuelta a las ferias de esta ganadería fundamental. Sin alcanzar ni de lejos las altísimas cotas del año pasado, los Núñez del Cuvillo lidiaron un excelente ejemplar jugado como sobrero al que López Simón cortó una cariñosa oreja. Pero la corrida de los Cuvillo también incluyó un complicado pero bravo e importante quinto que demandaba mano dura e hizo pasar un mal rato a Manzanares.

Decepciones. Se esperaba mucho más de la corrida de Juan Pedro Domecq Morenés después de la excelente camada jugada el año anterior aunque Manzanares cortó una oreja del toro que más se dejó. También se había vendido como un acontecimiento la vuelta de los toros de Cuadri, que hicieron honor a su clásica, tarda y aplomada irregularidad aunque, eso sí, lidiando dos ejemplares que no estuvieron exentos de posibilidades. También se esperaba mucho más del hondo y cuajado envío de Jandilla, muy venido abajo en el final de la lidia dentro de un muestrario ganadero que en otras manos, otras circunstancias y otro clima habría brindado una feria cargada de acontecimientos. Pero eso es soñar con lo que pudo ser y no fue. Ya queda menos para la Feria de Abril de 2013. Que la veamos.

  • 1