sábado, 19 enero 2019
12:56
, última actualización
Deportes

"Fueron los momentos más bonitos de mi vida"

el 28 jun 2012 / 19:10 h.

Alvaro Negredo pelea un balón con el portugués Bruno Alves.

Álvaro Negredo está exprimiendo al máximo su primera experiencia en un gran torneo con la selección española. Fue la sorpresa de Vicente del Bosque en el once de la semifinal ante Portugal. Sufrió. Primero la dureza de los centrales y luego por no poder ayudar en la tanda de penaltis. Pero, ante todo, destacó un sentimiento: "Fueron los momentos más bonitos de mi vida".

Pasa el día libre rodeado de su familia en Kiev. De las niñas de sus ojos: su mujer y su hija. Sus padres y hermanos, los afortunados de recibir la camiseta de una semifinal que es el mejor momento de la carrera de Álvaro. Con ellos comparte su felicidad. En una entrevista con Efe admite que el primer sorprendido al recibir la noticia de su titularidad fue él mismo. Había jugado un minuto en toda la Eurocopa. Ahora, en su cabeza se dibuja la imagen levantando el trofeo que daría a España la triple corona.

Pregunta: Primera experiencia en una gran cita como internacional y primera final.

Respuesta: Es imposible estar más feliz que como me siento en este momento. Estar con tu selección en un momento tan importante es el sueño de cualquier futbolista. La verdad es que uno se siente un privilegiado de formar parte de este grupo de futbolistas increíbles que están haciendo historia.

P: ¿En qué momento se enteró de que jugaba la semifinal?

R: Me entero en la charla. El mister dijo mi nombre y al principio me quedé sorprendido, la verdad. Tardé un minuto en asimilarlo para luego pensar únicamente en lo que tenía que hacer durante el partido y olvidarme de todos los demás.

P: ¿En un minuto da tiempo a que a uno se le pasen muchas cosas por la cabeza?.

R: Ni imaginas. Otras veces pone una tablilla con el equipo situado en el campo. En esta ocasión dijo que jugaban los mismos que el otro día quitando a Cesc por Negredo. Sentí felicidad, porque es una oportunidad por la que he peleado mucho. Y el tiempo para pensar me llegó en el autobús. Camino del estadio. Me acordé de todas las personas que viven cerca de mi todos mis momentos. Pensé en ellos, que están siempre. Mi familia y amigos que han estado apoyándome desde que empecé, cuando las cosas no me han ido bien. Los he recordado mucho en este momento tan bonito.

P: ¿A quién le puso el primer mensaje dando la noticia?

R: La primera persona que lo supo fue mi mujer. Estaba en Donetsk con mi niña y venía al partido. Ella se lo dijo a mis padres y hermanos. Estoy muy contento porque todos estén aquí, disfrutando de la selección española y viviendo cerca de mí este momento bonito y único que he intentado saborear lo máximo posible.

P: ¿Es el más bonito de su carrera?

R: Pienso que sí. Los minutos que he tenido de titular en una semifinal de una Eurocopa, hasta el momento, es el partido más bonito de mi vida. Tuve la suerte de ganar la Copa del Rey con el Sevilla pero esto es tu selección y jugar un partido tan importante es lo máximo. Imagino que un Mundial es similar también. A mí, de momento, me toca vivir un campeonato de Europa y no puede ser una experiencia más gratificante.

P: Le tocó un papel duro ante Portugal. El nueve de referencia que se peleó con Pepe y Bruno Álves.

R: Demostraron en el campo lo que esperábamos. Son dos centrales muy fuertes que están entre los mejores. Van con todo. Tuve algún encontronazo con Álves en el juego aéreo. Es muy bravo y no había que amilanarse. Luché todo lo que pude con la contundencia de ellos. La verdad es que no tuve ninguna ocasión para marcar y mi objetivo fue que ellos se centraran en mi marca, para que nuestros jugadores de segunda línea se beneficiasen en la llegada.

P: Portugal nos comenzará a odiar. España les eliminó del Mundial 2010 y ahora en la tanda de penaltis de la Eurocopa 2012.

R: Bueno, así es el fútbol. Ellos tuvieron su momento en la semifinal pero no llegaron con claridad a Casillas. Nos supieron jugar, sobre todo en la primera parte. Fueron fuertes luego a la hora defender y todo acabó en la lotería de los penaltis.

P: Un goleador como usted se sentiría impotente por no poder lanzar al haber sido ya sustituido. Sufriría.

R: La verdad es que sí. Sufrimos todos pero España tiene la suerte de tener al mejor portero del mundo, que es Casillas. Jugadores como Silva, Xavi o yo habíamos sido los cambios y solemos chutar penaltis en nuestros equipos. La responsabilidad caía en otros compañeros y respondieron a la perfección. Dos centrales como Piqué y Sergio Ramos marcaron.

P: ¿Qué pensaron cuando Ramos lanzó su penalti a lo Panenka después de todo lo que sufrió con su fallo en semifinales de Liga de Campeones ante el Bayern de Múnich?

R: Pues que tiene unos huevos y una personalidad para hacerlo que le convierten en lo que es, un ganador. Ya nos lo había dicho. Si había penaltis quería lanzar y hacerlo a lo Panenka. Saber que lo quiere hacer y que está motivado para hacerlo después del penalti que falló con el Real Madrid, con la cantidad de críticas que recibió, habla de su personalidad. Hoy nos ha clasificado a España.

P: Junto al santo. San Iker nunca falla en esos momentos.

R: Créeme, que dentro de los nervios del momento estás más tranquilo porque tienes a Iker. Conocía por donde lanzaba habitualmente cada jugador y como la pegaban. Su parada a Moutinho fue la clave. Xabi Alonso no había podido marcar el suyo y esa respuesta de nuestro capitán nos quitó los nervios y nos empujó a la final.

P: ¿Piensa en el momento de la final en el que de nuevo Casillas alza al cielo un nuevo trofeo?

R: Sería magnífico. Esa imagen tiene que ser una constante en nuestras cabezas para hacer las cosas bien. Ya estamos en una nueva final. Es algo que todo el país tiene que disfrutar. Tres finales en cuatros años. Ganar Eurocopa y Mundial. Más no se puede pedir. Es el momento de hacer historia.

P: ¿Qué ha hecho con la camiseta del que ha bautizado como el partido más bonito de su vida?

R: Se la he regalado a mis hermanos. Eso sí, la de la final ya tiene dueño. Me la quedaré yo. Ésa va a ser aún más especial.

  • 1