Economía

Funcas da por hecho un alza del IRPF para todas las rentas

Su director general asevera que el Gobierno «ni de lejos» logrará reducir el déficit al 3%.

el 21 sep 2010 / 22:14 h.

El director general de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), Victorio Valle, aseguró ayer que "en algún momento" el Gobierno anunciará un subida del IRPF porque el recorte del gasto público previsto por el Ejecutivo "ni de lejos" conseguirá reducir el déficit público al 3% en 2013.

Así lo aseguró durante su intervención en la jornada Modificaciones en la fiscalidad y eficacia recaudatoria organizada por el Consejo General de Colegios de Economistas, en la que advirtió a los presentes de que "vayan preparando el bolsillo" porque Funcas "espera una subida impositiva" y, aunque aclaró que no está de acuerdo, recomendó que sea "paliativa" y no "permanente".

Explicó que pese al esfuerzo "batallador" y "caballuno" del Gobierno por reducir el gasto público "nunca en España se redujo una media de un punto al año", por lo que estimó que para alcanzar el objetivo del déficit marcado por Bruselas para 2013 todavía habría que "seguir aumentando los impuestos".

Aseveró que para que esta subida tuviera un efecto recaudatorio se deberían gravar todos los tramos del IRPF, ya que los retoques fiscales dirigidos a las rentas más altas tendrían un pequeño efecto recaudatorio. Y es que la creación de una nueva horquilla del IRPF (45%) para los que superen los 100.000 euros sólo aportaría 185 millones, el 0,017% del PIB, mientras que la aplicación de este mismo tramo a los contribuyentes que sobrepasen los 150.000 euros reportaría unos 104 millones, el 0,009% del PIB.

"La mala noticia es que hay que tocar todas las rentas", indicó Valle, tras confiar en que la subida fiscal reduzca tres puntos el déficit, y asegurar que subir un punto el IRPF en todos los tramos aportaría unos 2.192 millones de euros, un 0,2% de PIB y apostar también por hacer "urgentemente" una profunda reforma del Impuesto de Sociedades.

"Los factores de estabilización seguirán siendo negativos en 2011 y 2012", dijo, tras añadir que la reducción del gasto tampoco puede venir con una bajada del sueldo de los funcionarios.

"Esto es una tropelía", indicó, al tiempo que dijo que "estaría más de acuerdo en despedir a los funcionarios que sobran o frenar su entrada durante unos años".

Para Valle la economía entró en una segunda etapa donde mejora lentamente y son necesarias las reformas de fondo, puesto que la laboral y la financiera "no han hecho más que empezar".

"Hasta 2013 esto no variará para nada", puntualizó tajante, en referencia a la evolución económica, el dirigente de Funcas.

SALGADO RESPONDE. La vicepresidenta económica, Elena Salgado, salió al paso de esas declaraciones reseñando que con las modificaciones impositivas que se han realizado en la Ley de Presupuestos Generales del Estado de este año y con las "poquitas" que se realizarán en 2011 será "suficiente" para reducir el déficit público.

"Vamos a ver qué es lo que dan de sí las bonificaciones impositivas que hemos realizado en los PGE de este año y las poquitas que vamos a hacer en el de 2011 y creemos que con eso será suficiente. Hoy hay que hacer un ejercicio de austeridad y es lo que estamos haciendo", enfatizó.

Dicho esto, incidió en que España se está financiando a unos precios "muy razonables" e "inferiores" a los del pasado y recalcó la "sobredemanda" que hay a los "títulos" de la deuda española.

El Tesoro adjudicó ayer 5.279 millones en letras a un año y 1.757 en letras a 18 meses, alcanzando así el objetivo, pero tuvo que elevar el interés, algo que no ocurría desde el mes de junio.

"Creo que tenemos que estar absolutamente tranquilos y satisfechos con lo que estamos consiguiendo", concluyó la ministra.

Pero el director general de Funcas fue más allá, ya que en su discurso también tachó de "imbecilidad" la tasa bancaria que propugna el Ejecutivo español para gravar las transacciones financieras internacionales y destinar la recaudación a paliar la pobreza en el mundo. Una iniciativa que fue rechazada por el PP.

Del lado contrario, los sindicatos UGT y CCOO recordaron que es una antigua reclamación sindical y que, aplicar dicha tasa, especialmente en tiempos de crisis, es una medida que consideran positiva. No obstante, calificaron de "dislexia política" la actuación de Zapatero al defender ese impuesto y recortar derechos en España.

  • 1