Cultura

Fundación Barenboim: Se busca 'madera' de artista

La Fundación Barenboim-Said inicia las audiciones para elegir a los músicos del próximo Taller del Diván.

el 19 mar 2010 / 21:05 h.

Uno de los jóvenes que acudió a la audición.

Ayer comenzó el grueso de las audiciones que la Fundación Barenboim-Said va a realizar en Sevilla para, como cada año, seleccionar a los músicos que van a formar parte de la gira que realice la orquesta del Taller del Diván tras participar en un curso intensivo en verano en el que prepararán el repertorio de los conciertos, nada menos que las nueve sinfonías de Beethoven.


Después de que el pasado martes arrancaran con la percusión, ayer le tocó al jurado analizar la calidad de los vientos madera: clarinete, oboe y flauta travesera. A esta prueba de fuego ante dos músicos de gran prestigio internacional y que cuentan con la plena confianza de Daniel Barenboim, Axel Wilczok y Matthias Glander, acudieron 18 jóvenes promesas de la música, de 55 que habían solicitado acudir. Al respecto, la directora de la fundación, Muriel Páez, señala que suele haber “gente que se echa para atrás, generalmente porque no se lo han preparado suficientemente”.


El jurado viene de haber hecho estas mismas audiciones en Jerusalén, Tel Aviv, Beirut, Damasco, El Cairo, Ammán y Berlín, a lo que se suma la recepción de grabaciones de quienes no se hayan desplazado, cuyos autores también se tendrán en cuenta a la hora de seleccionarlos para integrar una de las mejores orquestas de toda Europa.


Preguntados por qué buscan en los aspirantes, Glandar asegura que, además de que tengan destreza con su instrumento, quieren a “gente que tenga potencial para seguir trabajando y mejorar”. No en vano, el único requisito para pertenecer a estar orquesta es, además ser musulmán, hebreo o español, la edad: gente de entre 14 y 28 años. Y es que, continúa Glander, “el Diván es una continuación de los estudios”.En cuanto a la dificultad del libreto que han escogido para el próximo año y el poco tiempo –unos 15, 20 días– que tienen los jóvenes talentos para prepararlo, Wilczok indica que “es lo mejor de lo mejor, lo que podría tocar cualquier orquesta profesional”. Y esto se debe a que Beethoven “es la base de la música europea, de la música de los siglos XIX y XX, una unión de lo que hicieron Haydn y Mozart pero con una nueva alma. De hecho, todos los compositores posteriores se fijaron en sus nueve sinfonías”.

El proyecto que iniciaron Barenboim y el fallecido Said va dando sus primeros frutos. Cuando esta iniciativa, que busca la integración cultural a través de la música, nació, ya eran conscientes de que iba a tardar pero ahora, cuentan los jurados que muchos de los que fueron sus alumnos están actualmente “enseñando a nuevas generaciones y esto hace que nuestro proyecto, aunque caro, merezca la pena”.

  • 1