sábado, 15 diciembre 2018
12:08
, última actualización
Economía

Fundación Bertelsmann. Por el empleo juvenil

La Fundación Bertelsmann trae hasta Andalucía una experiencia piloto que busca reducir la tasa de desempleo entre los jóvenes.

el 05 nov 2014 / 16:00 h.

TAGS:

Por Rafa Reyes. En España, sólo el 0,4 por ciento de los titulados ha recibido una orientación profesional efectiva antes de iniciar sus estudios. «Hemos permitido que nuestros jóvenes tomen decisiones tan importantes como su futuro laboral al azar y ello, sin duda, repercute en la tasa de desempleo que en la actualidad soporta la juventud de nuestro país». Son palabras de Francisco Belil, vicepresidente de la Fundación Bertelsmann, que ayer anunció su desembarco en Andalucía. Un alumno de una escuela taller. / GREGORIO BARRERA Un alumno de una escuela taller. / GREGORIO BARRERA La fundación del gigante mediático alemán presentó ante los medios de comunicación un proyecto piloto estructurado en base a experiencias venidas de países nor y centro europeos como Alemania, Austria, Dinamarca o Finlandia y que pretende incidir en la importancia que la orientación profesional efectiva tiene para los alumnos de los centros escolares e institutos. Por el momento, el programa se pondrá en marcha en treinta centros españoles, diez de ellos andaluces. De hecho, «ya hay algunos cerrados, como el Portaceli de Sevilla», anunció el delegado de la Fundación Bertelsmann en Andalucía, Ignacio de Benito. «Es el principio de una experiencia que está llamada a acaparar todos los centros escolares de Andalucía, tanto públicos como concertados y privados», vaticinó el vicepresidente de la fundación, quien consideró urgente la puesta en marcha de un programa «que viene a introducir cambios sociales positivos entre nuestros chavales». Además de los datos de paro entre los jóvenes, «el 33 por ciento de los que trabajan están sobrecualificados para el puesto que desempeñan. Esto no ocurre en otras zonas europeas, donde las tasas de desempleo rondan el 5 por ciento». Para ello, la iniciativa, que ya está siendo negociada con la Administración autonómica para ser implementada en centros públicos, contempla la orientación de calidad como la pata fundamental sobre la que descansan el resto de componentes. Conferencias y exposiciones, visitas guiadas a empresas de distintos ámbitos económicos, además de una estrecha colaboración con empresas privadas son sólo algunas de las iniciativas que el proyecto propone para lograr una orientación profesional «efectiva» que debe atender a las cualidades y competencias de los alumnos, además de a las necesidades reales del mercado laboral. «Es el mejor modo de ajustar las inquietudes de los estudiantes a las carencias reales de la sociedad», explicó Francisco Belil. Otro de los aspectos que tiene en cuenta esta experiencia piloto está fundamentado en la pirámide de formación española, «contraria a la de aquellos países europeos en los que casi se ha conseguido el pleno empleo juvenil». Mientras que en Alemania o Finlandia el nivel formativo de sus habitantes mayoritario está referido a posgraduaciones y formación profesional, en España abundan los licenciados y aquellos que se quedaron en la Educación Primaria. Por este motivo, según apuntaron desde la fundación, es necesario intentar compensar la pirámide formativa española y homologarla a la de aquellos países con menores tasas de desempleo y «que son menos sensibles a posibles crisis económicas». Este novedoso sistema de orientación profesional «tiene que darle la vuelta a la trágica situación en la que estamos inmersos en España» y para ello es necesario, apuntaron, «potenciar la formación profesional dual». Un modelo de FP distinto que se consigue mediante la involucración de las empresas, «pues su papel resultará fundamental para aumentar la empleabilidad de los jóvenes». Según la iniciativa, las entidades pasarán a ser componente indisolube de la educación de los jóvenes pues ésta de desarrollará «en gran parte en las instalaciones de las empresas». Estos ingredientes lograrán forjar un sistema novedoso, similar al que se sigue en muchos países europeos con ínfimos niveles de desempleo pero «adaptado a las peculiaridades de España, en general, y de Andalucía, en particular». Para la Fundación Bertelsmann este es un proyecto que «hará que todos los jóvenes andaluces hayan tenido la oportunidad de recibir una orientación profesional de calidad. Así lograremos frenar el desempleo en Andalucía porque esta es una situación insostenible que nos corresponde cambiar entre todos», concluyó el vicepresidente de la Fundacíon, Francisco Belil.

  • 1