jueves, 21 febrero 2019
23:05
, última actualización
Local

¿Fusiones para salir de la ruina?

En Andalucía, el 86% de los municipios (667) tiene menos de 15.000 habitantes. Ganar tamaño serviría para aliviar la deuda local, según los expertos, pero los alcaldes que se verían afectados por esta medida dicen que es "imposible".

el 05 jun 2010 / 18:55 h.

TAGS:

La ruina económica de las corporaciones locales ha reabierto el debate sobre la posibilidad de fusionar ayuntamientos para reducir gastos y taponar el agujero de déficit que arrastran desde la autonomía y que se ha visto agravado por la crisis. El Gobierno central está analizando el caso de Grecia, que ha recortado un tercio sus consistorios, y estudia recomendar uniones de ayuntamientos de menos de 15.000 habitantes. Desde el PP, Rajoy apoya esta fórmula, que también defienden comunidades como Galicia o Asturias.

En Andalucía, el 86% de los municipios (667) tiene menos de 15.000 habitantes. Ganar tamaño serviría para aliviar la factura local, según los expertos, pero los alcaldes que se verían afectados por esta medida dicen que es "imposible". "La solución no está en el tamaño, sino en gestionar mejor", coinciden los regidores consultados por este periódico. Fuentes de la Consejería de Gobernación aseguran que este debate no se ha abierto en la Junta y recuerdan que casi el 70% de la población andaluza vive en capitales o ciudades medias del interior de más de 20.000 habitantes. La peculiaridad de Andalucía, insisten, es muy distinta a la de otras regiones como Castilla León o Galicia, con pueblos minúsculos, con muy pocos vecinos y dispersos entre sí.

Los datos indican que la situación económica de los ayuntamientos es insostenible. Su recaudación, la mayoría vinculada al ladrillo, ha caído en picado (30% menos). Deben a los bancos 4.569 millones de euros, casi mil millones más que un año antes, según el Ministerio de Economía y Hacienda, y sus 209 empresas públicas locales suman pérdidas por 359.338 euros a pesar de haber recibido 5,6 millones en subvenciones en 2008. En los 771 municipios de la comunidad hay 8.890 concejales. ¿Se puede sostener una administración local de este calibre?

Según José Luis Zafra, profesor de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad de Granada, la fusión de consistorios sería "una buena medida". "Todos los estudios demuestran que siendo más grande se ahorran costes y que un mayor tamaño mejora la eficiencia", explica. Pero la dificultad radica en cómo hacerlo. "Según la teoría económica, es lo más positivo, pero desde el punto de vista del derecho administrativo ¿cómo se unen ayuntamientos?", se pregunta el investigador del Centro de Estudios Andaluces.

Los munícipes se cierran en banda. El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Francisco Toscano, considera que hay una "fiebre de fusiones y agrupaciones" que ahora "no están justificadas" porque, a su juicio, hoy en día cualquier ayuntamiento pequeño puede ser eficiente gracias a la tecnología. "Si nos ponemos así, luego habría que unir comunidades, estados...", opina el alcalde de Dos Hermanas. Otro regidor socialista, el de Gines (Sevilla, 12.651 habitantes), Manuel Camino, apuesta por "aunar esfuerzos" y potenciar las mancomunidades para compartir servicios. "Cualquier colaboración intermunicipal, bienvenida sea", afirma. La raíz de la asfixia local se debe, según él, a las llamadas competencias impropias que han asumido los consistorios sin que les correspondiera hacerlo y a que se "infla el capítulo de personal". Sobre esto último, la FAMP pactó el jueves que ningún alcalde gane más que el presidente de la Junta tras los comicios de 2011.

El alcalde de Palos (Huelva, 8.964 habitantes), Carmelo Romero (PP), también cree que la clave está en "gestionar bien los recursos". "La Junta nos sangra. Se traga todo el dinero que viene de Madrid y nosotros cargamos con servicios que no deberíamos", critica. El regidor andalucista de Algar (Cádiz, 1.564 habitantes), José Manuel Lozano, recuerda que el "agujero más grande" está en las ciudades y que en los pueblos pequeños "ningún cargo público cobra". Para él, las fusiones no serían viables. Para el alcalde de Ardales (Málaga, 2.638 vecinos), Juan Calderón (IU), es una idea "de mal gusto". "¿Qué pueblo querría desaparecer, si cada uno tiene su idiosincrasia?", cuestiona.

Todos los alcaldes menos el socialista abogan por eliminar las diputaciones. "Se tragan los recursos en su propio funcionamiento", "mueven mucho dinero y personal", denuncian. La nueva Ley de Autonomía Local, aprobada recientemente por el Parlamento, redefine el papel de estos órganos supramunicipales -que deben a los bancos 1.146 millones de euros- y potencia más su labor de servicio a los pueblos pequeños. La otra norma municipalista dará financiación a los consistorios -600 millones hasta 2013- para que puedan desempeñar sus competencias, pero los alcaldes insisten en que el dinero es insuficiente. La última mala noticia que han recibido del Ejecutivo es la prohibición de pedir créditos a partir de 2011. Ante este panorama, la fusión es una opción, al menos, a debatir.

  • 1