Deportes

Fútbol de circo y comedia

En el fútbol, una ciencia inexacta y de predicción imposible, los sistemas de juego adquieren una relevancia capital. 

el 21 mar 2010 / 00:16 h.

Jiménez formó de inicio con un 4-4-1-1.

Sin embargo, y aunque sólo sea para condensar las riquezas y miserias del deporte, en ocasiones surgen actores incontrolables que escapan de la realidad y la lógica.

El Espanyol, un bloque de pan y melón, de obreros y peones y huérfano de arquitectos, sometió al Sevilla, exhibió sus carencias en la lona del circo y caricaturizó a alguno de sus personajes estrella en los carteles de las funciones semanales.

En la primera mitad, Jiménez dispuso un 4-4-1-1 con el fin de equilibrar las labores defensivas y ofensivas. El arahalense ha domesticado a una pareja de ataque ciclópea y busca su estilo en un equipo que carece de un organizador -una responsabilidad de la que es exonerado el técnico- y habita en una infravivienda. Busca su hogar semana a semana, con ramalazos de magia y horas de sopor y desgobierno.

El Sevilla, aquel que concibieron algunos campeón en verano, fue un juguete roto en las manos de un Espanyol previsible. La capacidad de sorpresa del once blanquiazul es nula y sólo la calidad de Luis García y Osvaldo ejecutan un plan A.

El objetivo es claro. Defender y esperar. Recular y respirar. Y aprovechar la inercia perdedora del rival. Con eso pulverizó al Sevilla... A su sombra.

  • 1