Local

Fútbol sin sentido

Cuando medio país lo está pasando mal y otro medio tiene el miedo entre ceja y ceja, cuando hay suspensiones de pago preocupantes, expedientes de regulación de empleo, la bolsa por los suelos y no sé cuantas cosas más, el fútbol sigue haciendo las cosas sin sentido.

el 15 sep 2009 / 08:22 h.

Cuando medio país lo está pasando mal y otro medio tiene el miedo entre ceja y ceja, cuando hay suspensiones de pago preocupantes, expedientes de regulación de empleo, la bolsa por los suelos y no sé cuantas cosas más, el fútbol sigue haciendo las cosas sin sentido. Hablo del fútbol y me refiero a su contexto general. Los clubes y sus dirigentes, los jugadores y sus entornos y las empresas que lo publicitan. A ver si entienden de una vez y para siempre que, pese a que hoy en día el dinero del abono de los aficionados ha quedado en segundo término en cuanto a ingresos, si le dieran esos aficionados la espalda a los clubes, adiós al invento. Ténganlo muy claro.

Ya hasta duele. Repito que, en plena y preocupante crisis galopante, duele escuchar que se pagan 100 millones de euros por un futbolista. Se utilizan aviones privados para ir y venir, se fotografían en hoteles con toda clase de lujos cuando una mayoría de la población tiene que cargar el coche para la playa con su comida y meterse en interminables colas. Y, después, cuando los números no salgan vendrán las recalificaciones para salvar las situaciones. Ejemplos hay mil. Y siempre pagaremos entre todos porque de nuestros impuestos saldrán los dineros para que este fútbol sin sentido siga adelante. Y mi pregunta es ¿a quién beneficia?

Hay que arriesgar. Todos dirán que nos hemos metido en esta vorágine y que si se quiere competir con garantías hay que entrar en el juego. De acuerdo. Pero este fútbol sin sentido y de manejo de cantidades fuera de mercado sólo lleva al desatino y a esperar bancarrotas y leyes concursales y recalificaciones de ayuntamientos y administraciones para tirar de mentira hacia delante. Todo lo que no tiene sentido termina mal.

  • 1