Deportes

Fútbol y Betis, esos dos grandes misterios

El deporte rey devolvió al rey de lo increíble lo que le había quitado. El fútbol es justo e inexplicable, como el Betis.

el 10 dic 2011 / 23:10 h.

Rubén Castro chuta para marcar el 2-1 en el 94'.
Hace siete días, en este mismo sitio y más o menos a la misma hora, el título de esta contracrónica era una pregunta: ¿por qué el fútbol es a veces tan malo con quienes no merecen tanta crueldad?, venía a decir. Y la conclusión era que sí, que el deporte rey a veces tiene muy mala leche. De hecho, tiene tanta que se propuso dejar en mal lugar a todos los que opinaban que el Betis estaba siendo víctima de una injusticia sistemática. Siete días después, este extraño e inexplicable deporte devolvió al equipo de Pepe Mel los dos puntos que perdió en el tiempo extra ante la Real Sociedad y Osasuna y encima, a modo de regalo de Reyes, le dio uno más. Y todo, también, en el descuento. Pero la increíble victoria del Betis sobre el Valencia sólo tuvo de regalo el toque de Topal en el centro del 1-1 o lo bien que tira el fuera de juego el exsevillista Barragán en el 2-1. Todo lo demás tuvo poco que ver con la suerte. Fue más bien un premio. A la fe, a la clarividencia de Juanma, a la resurrección de ese gran 9 que es Rubén Castro o al tino del entrenador, que algo tendría que ver en la remontada igual que algo tenía que ver en la racha de diez partidos sin ganar. El fútbol, miren por dónde, es justo. Y el Betis, un misterio más insondable cada partido que pasa.

El Valencia siempre será un invitado especial para el Betis. No porque sea uno de los grandes, que también. Lo es porque se trata del primer equipo que visitó el campo del Betis en Primera. El partido se jugó hace 79 años y una semana (4 de diciembre de 1932), en la segunda jornada de aquella temporada, y en el duelo entre técnicos británicos, igual que ayer entre técnicos que en su día fueron futbolistas, venció el del Betis, el irlandés Patrick O'Connell, al del Valencia, el inglés Randolf Galloway. 3-2 y todos los goles en menos de veinte minutos, desde el 1-0 de Lecue en el 20' al 3-2 del che Montañés en el 38'. El primer y el último visitante del Betis en Primera, que no el último para Mel. Su crédito vuelve a subir más que la prima de riesgo. ¿Será posible que al final, por inverosímil que pareciera, sea verdad lo que anunció el presidente Guillén?

  • 1