Local

Fútbol y Navidad

el 27 dic 2010 / 07:47 h.

TAGS:

Hoy no tendremos motivo para alegrarnos por la victoria o entristecernos por la derrota. No habrá lugar para la broma en la oficina, en el café del desayuno o en cualquier lugar donde el fútbol habita y da lugar a cualquier distendida discusión.

El fútbol aquí no para por las nieves que hacen imposible su desarrollo sino por las vacaciones de los futbolistas en Navidad. En Inglaterra se juegan los partidos del Boxing Day (Día de las Cajas). Aquí sigue la eterna discusión entre la AFE (sindicato de jugadores) y la LFP (patronal). Vacaciones de verano y también en Navidad y mientras, equipos y más equipos en Ley Concursal y un sindicato con amenazas de huelga encubierta para el domingo 2 de enero pero sin sacar adelante sus reivindicaciones. Ni antes ni ahora.

Aprendan. En lugar de tantas reuniones ¿por qué no preguntan cómo es el calendario en Inglaterra, cómo cobran los contratos los jugadores, o por qué en la Bundesliga no hay equipos en concurso? Me lo explicaba perfectamente el ilustre abogado don Luis Olivencia, al que leo con fruición, en el I Encuentro de Derecho Deportivo que organizó Diocles hace un mes. Por favor, aprendan de los que saben y de su legislación y no de los que despilfarran el dinero con contratos sonrojantes que volverán a tener que aliviar las recalificaciones de ayuntamientos y comunidades para que siendo pobres hagamos ver que somos millonarios.

No nos engañemos durante más tiempo. Ni futbolistas, ni clubes. Pongámonos en la realidad actual y seamos conscientes de que el fútbol es una parte más del tejido social y empresarial de este país. Y obremos en consecuencia.

Esperanza para el 2011. Nuestro fútbol sabe mucho de esto. Unos lo pasaron (Sevilla); otros, desgraciadamente están en el ojo del huracán (Betis). Quien salvó sus muebles, espera no volver a tener que repetir aquella experiencia. Quien tiene que subsistir con las amenazas de las denuncias y la Ley Concursal, vive momentos de angustia e incertidumbre de cara al futuro. Desear una Feliz Navidad y un buen Año Nuevo es fácil delante del ordenador, pero al menos quede constancia que lo deseo de todo corazón porque sé del cariño y la capacidad que tienen los patrones de la nave heliopolitana, con su capitán Rafael Gordillo al frente.

  • 1