jueves, 21 marzo 2019
11:19
, última actualización
Local

Gabilondo defiende el castellano y el dominio de un idioma extranjero

El texto final para el pacto educativo ofrece un presupuesto de 1.570 millones. La propuesta definitiva renuncia a blindar las leyes educativas.

el 22 abr 2010 / 18:59 h.

TAGS:

Ángel Gabilondo preside la reunión con la comunidad educativa durante la ronda de encuentros que mantuvo ayer.

"Éste es el máximo consenso al que hemos sido capaces de llegar". El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, lo dejó claro. El texto presentado ayer a la comunidad educativa, los sindicatos y los partidos políticos es el definitivo. O lo toman, o no habrá un pacto respaldado por todos.

Gabilondo sí se mostró optimista al decir que tras "un proceso de casi un año de negociaciones", este momento es ya un éxito porque se trata de un texto de consenso. Ahora, los partidos tienen un plazo de 15 días para analizar "minuciosamente" el texto final de propuestas y fijar sus posiciones definitivas sobre el acuerdo.

El PP es, una vez más, el partido más reticente al pacto. Y a los populares avisó Gabilondo: "Si algún partido político desea encontrar su programa político en el texto del pacto, no está ahí".

El plan en cuestión se basa en 12 objetivos y contempla 148 propuestas para conseguirlos, con el fin de lograr "un sistema educativo que garantice la equidad y la excelencia en todos sus niveles". Además, como novedad, la propuesta de Gabilondo incluye un último punto relativo a la financiación. Establece un presupuesto de 1.570 millones de euros (590 millones de euros para 2011, otros 590 millones de euros para 2012 y 390 millones en 2013).

En cuanto al contenido de los objetivos que presenta el documento, uno de los puntos más reseñables es el relativo a las lenguas. El texto dicta que los poderse públicos deben poner "los medios necesarios" para que, al finalizar la educación obligatoria, todos los alumnos comprendan y se expresen con corrección, oralmente y por escrito, en la lengua castellana y, si la hubiera, en la lengua cooficial de la comunidad.

Es una exigencia que ya existía en textos previos y que incorpora la propia ley educativa de 2006, pero se trata de un asunto polémico después de que el PP haya abanderado la lucha por la enseñanza del castellano. En paralelo, el Ministerio quiere medidas para garantizar que todos los jóvenes se expresen con corrección, al menos, en un idioma extranjero, especialmente en inglés.

Independientemente del tema de las lenguas, el proyecto de Educación pretende fortalecer la Secundaria y también fomentar la escolarización de 0 a seis años para, a la larga, conseguir que aumente el número de jóvenes que obtienen el título de graduado en ESO y la cantidad de ellos que continúa su formación en la educación postobligatoria. Para ello, Gabilondo mantiene la propuesta de que las materias se agrupen en ámbitos principalmente en los primeros cursos de la ESO con el fin de reducir el número de materias y de profesores.

Respecto a textos anteriores que no generaron consenso suficiente, lo que ya se ha quedado por el camino es la propuesta de blindar las reformas educativas por ley. Pero esta propuesta añade novedades como la posibilidad de prolongar la jubilación anticipada para los profesores, que estaba previsto que terminase el año que viene y además se refuerza la autoridad moral del profesorado fomentando el respeto y un buen clima de convivencia en las aulas.

Por lo demás, se mantienen ideas que ya existían, como la doble vía de cuarto de la ESO, una hacia el Bachillerato y otra hacia la Formación Profesional. Ésta última oferta se ampliará y flexibilizará, tanto para los jóvenes en edad escolar como para la población adulta, y se adoptarán medidas que permitan compatibilizar formación y empleo. En cuarto y sexto de Primaria, así como en segundo y cuarto de la ESO, el Ministerio de Educación y las autonomías acordarán el diseño de una evaluación general para el diagnóstico de los alumnos.

Ya ayer, sin leer el texto en profundidad, las comunidades autónomas gobernadas por el PP se mostraron "sorprendidas" por el texto definitivo que, según ellas, no recoge sus propuestas adecuadamente y no enriquece textos anteriores. Respecto a los padres, observaron en esta última propuesta mucha intención y poca concreción, mientras que los sindicatos sí valoraron el "esfuerzo" de Gabilondo y se mostraron satisfechos.

  • 1