Local

Gadafi inicia la vía diplomática pero sigue bombardeando el país

Representantes del régimen se reúnen con el Gobierno de Malta y de Portugal.

el 09 mar 2011 / 22:03 h.

TAGS:

Soldados de la oposición rebelde libia se ponen a cubierto mientras son bombardeados por el Ejército libio.

El líder libio Muamar el Gadafi ha iniciado una ofensiva diplomática ante los altos mandatarios europeos y de la OTAN, mientras que en Libia continúan los bombardeos a las ciudades tomadas por los rebeldes. El primer ministro maltés, Lawrence Gonzi, y el ministro de Exteriores portugués, Luis Amado, se reunieron con un emisario de Gadafi, quien les expuso la postura del régimen del país norteafricano.

Según informó el Gobierno maltés, Gonzi se entrevistó con el subsecretario de Cooperación Internacional libio, Mohamed Taher Siyala, quien le explicó "la posición sobre los acontecimientos recientes" del régimen. El primer ministro maltés ratificó su postura ante las acciones del Gobierno libio e insistió en que "toda la violencia debe cesar de forma inmediata".

En cuanto a Amado, según informó el Ministerio de Exteriores luso, "aceptó reunirse con un emisario libio, a petición de éste, con el fin de recibir información sobre la situación que vive Libia". Se entiende que el emisario fue el mismo que visitó por la mañana Malta, aunque Lisboa no lo identificó. El encuentro "fue concertado con la Alta Representante para la Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, y se enmarca en los preparativos de las reuniones extraordinarias" de los ministros de Exteriores de la UE prevista para hoy y del Consejo Europeo, mañana, para abordar la situación en Libia.

Por otra parte, el jefe de la Autoridad libia de Suministros y Logística, el general Abdel Rahman Ben Ali al Sayyid al Zawi, aterrizó ayer en El Cairo a bordo de un avión oficial libio procedente de Trípoli, con la intención de reunirse con el Consejo Supremo del Ejército que gobierna actualmente en Egipto.

Por otro lado, la OTAN descartó mantener ninguna reunión con ningún emisario del dirigente libio al que la Alianza instó en las últimas semanas a cesar la represión contra el pueblo libio y que acepte una transición pacífica a la democracia. "No tenemos ninguna intención ni planes de reunirnos con ningún representante del régimen", declararon fuentes aliadas próximas al secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen.

El ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini, confirmó que aviones con emisarios del dirigente libio están volando hacia Bruselas con el fin de reunirse con representantes de la Unión Europea y de la OTAN, y que hoy analizarán cómo aumentar la presión sobre el régimen de Trípoli para que cese la violencia contra la población.

Estas acciones mediadoras con los países occidentales para evitar una intervención militar en suelo libio no han conseguido rebajar las tensiones en el territorio. Las fuerzas leales al líder bombardearon las ciudades de Es Sider y Ras Lanuf, dos importantes terminales petroleras del centro-este del país. En respuesta, los opositores respondieron con su artillería y se retiraron momentáneamente de Es Sider, una ciudad bajo control de los rebeldes. Regresaron posteriormente, cuando concluyeron los bombardeos.

Entretanto, la BBC informó desde Trípoli de que las fuerzas de Gadafi se entregaron al máximo de sus posibilidades para recuperar Zawiya, en el oeste, cuya recuperación supondría una importante victoria para el Gobierno. La ciudad permanece sitiada por los tanques nacionales, que aún no han conseguido entrar, por lo que los bombardeos prosiguen tras tres días consecutivos, en los que han fallecido al menos 40 personas. Los fuertes combates de Zawiya obligaron a interrumpir las operaciones en su refinería, una de las más importantes de Libia.

El descontrol de la situación es de tal envergadura que hasta las acusaciones entre los rebeldes y el Ejército son contradictorias. De hecho el Gobierno libio y los rebeldes se acusaron mutuamente de hacer estallar instalaciones petroleras en las zonas de Ras Lanuf y Es Sider.

Al Qaeda. El resultado de este conflicto es que se tomen medidas desesperadas, como el último anuncio de Gadafi. El líder libio advirtió de que si las potencias "colonialistas" dejan de apoyarle en la lucha contra el terrorismo islámico y, por tanto, "Al Qaeda deja de ser el enemigo común", su régimen podría acercarse al líder de la red islámica, Osama Bin Laden, y llegar "a un acuerdo". "Yo no puedo combatir a mi pueblo, ésa es una mentira de los países colonialistas, Francia, Reino Unido, Estados Unidos", declaró el martes Gadafi en una entrevista concedida a una cadena de televisión francesa. "Ellos han sufrido las intervenciones de Bin Laden, y ahora, en vez de admitir que éste es un ataque contra Bin Laden y de apoyar a Libia, lo que quieren es recolonizar Libia", afirmó.

Por ora parte, el pleno del Parlamento Europeo instará hoy a la Unión Europea, en una resolución conjunta de los grupos políticos en la Eurocámara, a reconocer al Consejo Nacional libio que agrupa a los rebeldes opositores al régimen, y le pedirán que estudie la posibilidad de decretar una zona de exclusión aérea para impedir que continúe el bombardeo a la población civil.

  • 1