Local

Gadafi insta a sus partidarios a "luchar y combatir con armas"

La ONU confirmas las matanzas, detenciones arbitrarias y torturas de los rebeldes.

el 25 feb 2011 / 21:53 h.

TAGS:

Militares libios recorren en un coche del Ejército las calles de Benghazi mostrando su apoyo a los revolucionarios.

El líder libio, Muamar Gadafi, acorralado por las revueltas, está dispuesto a morir matando. Ayer, durante un discurso en Trípoli, lanzó un fervorín con el que intentó levantar a sus partidarios e intentar poner fin a las protestas populares que piden su dimisión y que podrían haber provocada ya 10.000 muertes.


El líder libio, vestido de militar y tocado con un sombrero de caza, instó a sus partidarios a prepararse para "combatir por Libia, la dignidad y el petróleo" y advirtió de que, "en caso de necesidad", abrirá los arsenales y entregará las armas a "todo el pueblo libio". Asimismo, aseguró en su discurso en la Plaza Verde de Trípoli que quienes no le "aman no merecen vivir" y pidió a los jóvenes libios que "se pongan cómodos, que canten y bailen", para ser "más fuertes que el enemigo".


"Preparaos para combatir por Libia, preparaos para combatir por la dignidad, preparaos para combatir por el petróleo", proclamó ante sus seguidores en un discurso transmitido por la televisión estatal. "Respondedles, haced que sientan vergüenza", prosiguió. "Vamos a triunfar sobre los enemigos", proclamó. "Me encuentro en medio de las masas, me encuentro en Trípoli, en la Plaza Verde. Aquí están los jóvenes, los hijos y nietos de las batallas en las que sus padres destruyeron el imperio italiano", declaró Gadafi, según recogieron las imágenes de las televisiones Al Yazira y BBC.


Esta contundente declaración de intenciones bélicas del líder libio se produjo después de la pérdida paulatina del control de las principales ciudades. Algunas localidades ya han sido tomadas por los rebeldes al tiempo que varios barrios de la capital del país se encuentran también en poder de los movimientos opuestos. Ayer, un vecino de Trípoli declaró a la BBC que los milicianos y partidarios de Gadafi estaban disparando a la población con "armamento pesado" para impedir que se concentren los manifestantes opuestos al régimen.

Asimismo, aseguró que se estaba produciendo una "masacre". "Han causado una masacre, hay gente tirada en la calle y nadie puede llevársela", aseguró. "Están utilizando las ambulancias para disparar a la gente", prosiguió. "Están disparando continuamente" contra gente que está "desarmada", añadió el testigo.


Por el contrario, los rebeldes sí lograron ayer tomar el control de la localidad de Brega, en el este del país, y su terminal petrolífera. Los soldados que decidieron desertar les estaban ayudando a garantizar la seguridad en el puerto de la ciudad, según informaron a Reuters varios testigos. "Este área está controlada por el pueblo", aseguró Mabrook Maghraby, un abogado de Benghazi que ahora está involucrado en los comités locales que se encargan de gestionar Brega.
También desertó la delegación libia en la ONU. El embajador adjunto Ibrahim Dabbashi aseguró ayer que Gadafi "está loco y no se dejará capturar vivo". "Es un loco y psicológicamente no está estable", aseveró.


Mientras la ONU confirmó ayer la virulencia de la represión. La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, reveló que ha recibido informaciones que indican que "miles (de personas) pueden haber sido asesinadas o heridas" durante el levantamiento popular que comenzó el pasado 14 de febrero. Muchos de los fallecidos recibieron disparos en la cabeza y el pecho La violencia con la que el Gobierno está respondiendo a la rebelión civil va en aumento, dijo la alta funcionaria, que mencionó "noticias de matanzas, detenciones arbitrarias y torturas" de los manifestantes.


Pilla reclamó una intervención internacional que detenga los asesinatos masivos. "Yo siempre pido investigaciones independientes para empezar, pero creo que esta situación particular, es necesaria una mayor acción e intervención para proteger" a los civiles, señaló Pillay en declaraciones a Reuters Televisión.

  • 1