Local

Gaesco, 50 años dando forma a la ciudad

el 11 dic 2012 / 20:38 h.

TAGS:

33 Los presidentes de Gaesco: Manuel Montilla, Juan Pérez Luna, Juan Aguilera, Francisco Javier de Aspe, Alfonso Sedeño y Miguel Rus, ayer.
-->

Llegó. Cuarenta y cinco minutos tarde, pero llegó. Había interés por presenciar el reencuentro público del alcalde, Juan Ignacio Zoido, y el presidente de Gaesco y la patronal empresarial sevillana CES, Miguel Rus, tras las duras críticas vertidas por éste a la gestión del regidor ante proyectos de gran relevancia para la ciudad. Y la frialdad se escenificó, a pesar del guiño en el momento del posado para la foto. "Tú sabes que yo te aprecio ¿o no?", le espetó Zoido a Rus, sin dejar de mirar los objetivos de las cámaras. Fue el testimonial cruce de palabras entre ellos en el acto de inauguración de la exposición que celebra los 50 años de la constitución de Gaesco, que agrupa a los empresarios de la construcción, y que alberga el Casino de la Exposición hasta el próximo lunes.

Miguel Rus había avanzado horas antes, en la presentación de la muestra, una propuesta para la creación de un museo histórico de la construcción de Sevilla, que permita al sevillano descubrir cómo se ha ido gestando la ciudad a lo largo de la historia. Ya en el acto oficial de inauguración, y ante empresarios del sector y representantes municipales del PP y PSOE, Juan Aguilera, gerente de Gaesco, puso de relieve la ingente documentación al respecto y la oportunidad para aprovecharla y mostrarla a los ciudadanos. Juan Ignacio Zoido aseguró que recoge el testigo de este planteamiento y evocó que la colaboración público-privada es el puntal sobre el que hay que sustentar el crecimiento futuro de la ciudad.

No fue el único testigo que recogió anoche Zoido. Si Miguel Rus había tendido la mano al Ayuntamiento para seguir trabajando juntos y sumando fuerzas para aportar confianza y atraer inversores, el alcalde -en los diez minutos en los que hizo acto de presencia- aprovechó para reseñar su compromiso de "estar juntos y trabajar por un objetivo común, que Sevilla prospere. No podemos hacerlo solos", espetó.

Mientras tanto, quienes se acerquen a la muestra Gaesco y Sevilla, cincuenta años de construcción y futuro, podrán comprobar los cambios urbanísticos de la ciudad a partir de las inundaciones de 1962, ilustradas con fotos históricas del archivo de Nicolás Salas, y las respuestas dadas a las crecientes necesidades de viviendas para su población, como explica su coordinador, Francisco de Jesús Pareja. Solo en 1961 se estimaba un déficit de casi 30.000 inmuebles y la ciudad estaba acuciada por el chabolismo. Es posible constantar el paso de los corrales de vecinos a la creación de nuevas barriadas, que se levantan sobre huertas, para después iniciar una fase en la que se construyen los espacios vacíos entre barrios.

Y es que tras afrontar las radiales que unían los barrios con el centro, se inicia la conexión de las barriadas entre sí, dando cohesión a la ciudad. Así, se repasa la forma que va tomando Sevilla desde la década de los 60 hasta nuestros días, con especial mención a tres planificaciones urbanísticas (1963, 1987 y 2006) que tratan de vertebrar la ciudad, que no podrían entenderse hoy día sin la revolución que supuso la Expo del 92. -->-->

  • 1