Local

Galadí cree que CaixaBank "va a terminar" la torre Pelli, defiende "aparcamientos por doquier" y un PGOU vivo

el 15 may 2012 / 12:30 h.

TAGS:

El presidente en funciones de la Confederación Empresarial de  Sevilla (CES), Antonio Galadí, quien agota sus últimos día al frente  de la organización empresarial tras su reciente renuncia, está  convencido de que la corporación CaixaBank, que aglutinará por  absorción al conglomerado de cajas reunido en torno a Banca Cívica,  "va a terminar" la torre de 178 metros que la segunda de las  entidades financiera promueve en la isla de la Cartuja. Galadí,  igualmente, cree que la capital andaluza necesita más líneas de metro  y "aparcamientos por doquier" para superar sus problemas de  movilidad, abogando por un Plan General de Ordenación Urbana (PGOU)  "vivo y flexible".

En su última entrevista con Europa Press, Antonio Galadí ha  evaluado buena parte de los conflictos en boga en la capital  andaluza, lamentando el bloqueo que sufren todavía toda una serie de  proyectos y asuntos que llevan ya años sobre la mesa, como es el caso  de la nueva ciudad de la justicia o el destino de la antigua dehesa  de Tablada. Sobre los asuntos en plena evolución a día de hoy, el  presidente saliente de la Confederación Empresarial Sevillana ha  mostrado claramente su opinión.

"LOS NUMEROS" DE CAIXABANK

En el caso del conflicto que rodea al proyecto impulsado por  Cajasol-Banca Cívica para edificar una torre de 178 metros de altura  en la isla de la Cartuja, Galadí ha señalado la absorción de este  grupo de cajas de ahorro a manos de la corporación CaixaBank, que  inicialmente asumiría el proyecto a partir del próximo 31 de julio,  cuando debe hacerse efectiva la fusión por absorción en el ámbito  jurídico. "Caixabank hará lo que sus números le pidan", ha avisado  Galadí, quien no obstante piensa "que Caixabank va a terminar la  torre". Por ello, ha pedido a la mencionada entidad financiera que  "presione" a las administraciones para que el nuevo hito urbanístico  "sea acompañado con nuevas infraestructuras" de movilidad que  beneficien directamente a la ciudad.

La Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la  Educación y la Cultura (Unesco por sus siglas en inglés), de su lado,  examinará nuevamente los efectos de este proyecto sobre los  monumentos de Sevilla declarados Patrimonio de la Humanidad, en la  XXXVI sesión de su Comité de Patrimonio Mundial, que se celebrará a  partir del 24 de junio en San Petersburgo (Rusia).  

LA MOVILIDAD Y LA ECONOMIA

En cuanto al debate suscitado a cuenta de la movilidad en el casco  histórico de Sevilla, Antonio Galadí ha hecho alusión a las medidas  promovidas por el Gobierno municipal de Juan Ignacio Zoido (PP), con  la derogación del Plan de Ordenación Viaria del Casco Antiguo y  Protección de la Zona Monumental, -que restringía el tráfico privado  en el centro de la ciudad-, o la ampliación hasta este entorno de  las líneas de Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam).

Galadí, sobre todo, ha defendido la necesidad de que el centro de  la ciudad goce de conexiones a través del metro, pues sólo una de las  tres restantes líneas del proyecto de red de metro cuenta con  estaciones en el casco histórico. Pero de cualquier modo, ha  respaldado las medidas promovidas por el Ayuntamiento en este nuevo  mandato "para paliar la gravísima situación económica" que, según ha  señalado, sufren muchos comercios y negocios del casco histórico.  

"HAY QUE DARLE VIDA AL CENTRO"


Galadí ha recordado la "drástica" restricción del tráfico privado  acometida en el anterior mandato porque, a su juicio, una medida de  esta naturaleza debería haber contado antes con intensas mejoras de  las conexiones del centro a través del transporte público. "La  circulación por el centro crea engorro, pero también da vida y no  podemos crear una ciudad mortecina. Hay que darle vida al centro", ha  resumido Antonio Galadí manifestando su apoyo a las últimas medidas  adoptadas por el Consistorio.

El presidente en funciones de la Confederación de Empresarios de  Sevilla, igualmente, ha evaluado las modificaciones que el Gobierno  local promueve sobre el vigente PGOU, aprobado definitivamente en  2006 y que ahora afronta posibles cambios a cuenta de la gran  superficie que proyecta la multinacional sueca del mueble de bajo  coste 'IKEA' o el aparcamiento subterráneo que el propio Ayuntamiento  planea en la Alameda de Hércules, remozada en 2007.  

UN PGOU "VIVO"

"El PGOU debe ser un elemento vivo, un instrumento de crecimiento  y no de amordazamiento para la ciudad"
, ha señalado Antonio Galadí,  quien apuesta, así, por una interpretación "flexible" del  planeamiento urbano que propicie las "modificaciones oportunas" en  función de los intereses de la ciudad, pero que vete los "cambios  caprichosos".

A cuenta de este aspecto, Antonio Galadí ha aludido a la polémica  desencadenada en torno al aparcamiento subterráneo que el Consistorio  hispalense proyecta en la Alameda de Hércules, una iniciativa que ha  entrado y salido de los planes del Ayuntamiento a través de los  mandatos. Así, Galadí se ha declarado "totalmente a favor" de este  proyecto porque la ciudad "precisa y demanda aparcamientos por  doquier". "La cultura de aparcar donde se pueda, en parte, nace de la  falta de espacio para estacionar", ha señalado.

  • 1