Local

Galicia y el País Vasco se enfrentan a sus comicios más reñidos

Gallegos y vascos están llamados hoy a elegir a sus representantes autonómicos en las elecciones más reñidas que se recuerdan. Los resultados no sólo podrían variar el escenario político en las dos comunidades, sino que de ellas depende en gran medida el liderazgo de Rajoy en el PP y la estabilidad del partido.

el 15 sep 2009 / 23:20 h.

TAGS:

Gallegos y vascos están llamados hoy a elegir a sus representantes autonómicos en las elecciones más reñidas que se recuerdan. Los resultados no sólo podrían variar el escenario político en las dos comunidades, sino que de ellas depende en gran medida el liderazgo de Rajoy en el PP y la estabilidad del partido.

Las encuestas dadas a conocer en las últimas semanas tienen el denominador común de apuntar hacia un desenlace muy ajustado, por lo que los indecisos podrían ser determinantes para decantar la balanza de las urnas de un lado u otro, especialmente en Galicia.

Por eso, los partidos de ámbito nacional no han escatimado esfuerzos para llevar hasta el norte del país a sus primeras espadas, con el presidente del Gobierno y secretario general de los socialistas, José Luis Rodríguez Zapatero; y el líder del PP, Mariano Rajoy; a la cabeza de este desembarco. En el caso de Euskadi, el tripartito vasco podría alejarse de la mayoría absoluta -que tampoco ha tenido en esta última legislatura-, con un alza muy significativa de los socialistas y con la ausencia de candidatos de la izquierda abertzale radical por primera vez en unos comicios autonómicos.

Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), hecho público a mediados de mes, el PNV de Juan José Ibarretxe podría sumar entre 26 y 27 escaños, frente a los 29 actuales, en tanto que el PSE de Patxi López pasaría de 18 a 26 diputados. De confirmarse estos datos, el panorama político del País Vasco podría cambiar sustancialmente a favor de los socialistas, que, de hecho, sólo contemplan el escenario de la victoria de su candidato, Patxi López y el desalojo de los nacionalistas de Ajuria Enea.

En cualquier caso, todos trabajan con el convencimiento de que las alianzas postelectorales serán básicas en este vacilante contexto, incluso aunque no culminen en pactos de gobierno estables y se limiten a forjar apoyos puntuales a un gobierno en minoría, sea del color que sea.

El caso de Galicia es radicalmente distinto y la mayoría absoluta es fundamental para que el PP recupere el Gobierno de la Xunta si no quiere que continúe el bipartito entre PSdeG y BNG. Pronosticó el CIS para Galicia un mantenimiento de la situación de la última legislatura, con una victoria del aspirante del PP, Alberto Núñez Feijóo, con 35 o 36 escaños frente a los 37 actuales, y un repunte del socialista Emilio Pérez Touriño, que lograría subir sus representantes en el Parlamento gallego de 25 a 27. Así las cosas, PSdeG y BNG podrían mantener holgadamente su gobierno bicolor en esta comunidad, sin perder de vista, sin embargo, que al PP sólo le faltó un escaño en la pasada legislatura autonómica para lograr la mayoría absoluta, que podría conseguir hoy según le auguran algunos sondeos.

Preparados. Todo está preparado para el 1-M. En Euskadi, un total de 3.500 personas participarán en el plan de recogida y difusión del escrutinio electoral. Los resultados de los comicios vascos se conocerán previsiblemente antes de las 23.00 horas y se difundirán desde la sede de Lehendakaritza, en www.elecciones.net, y los 30 medios de comunicación acreditados.

Por su parte, los votos de los gallegos se conocerán antes de las 22.00 horas, ya que los datos serán remitidos desde los colegios electorales a través de PDA. A estos resultados habrá que sumar los de las papeletas procedentes del censo de electores residentes ausentes, los emigrantes, que se incorporarán el próximo día 9 de marzo para su recuento y serán vitales para el resultado final.

La participación será una de las protagonistas de la jornada. En Galicia, el número de indecisos es casi una cuarta parte del electorado, por lo que tanto PP como PSOE han puesto toda la carne en el asador para movilizar a sus respectivos electorados. Mientras tanto, en Euskadi, la participación en las elecciones en las que se han elegido los ocho parlamentos vascos anteriores ha oscilado entre el 60 y el 80% del censo de votantes.

  • 1