martes, 26 marzo 2019
21:56
, última actualización
Local

Galindo: 'El Patio de Banderas no cambiará tenga o no tenga cripta'

El Patio de Banderas conservará su actual aspecto aún en el caso de que el Ayuntamiento decida finalmente construir una cripta para exponer los restos arqueológicos encontrados allí. El alcaide del Alcázar fue tajante ayer al asegurar que "de ningún modo se alterará su fisonomía".

el 15 sep 2009 / 22:16 h.

TAGS:

El Patio de Banderas conservará su actual aspecto aún en el caso de que el Ayuntamiento decida finalmente construir una cripta para exponer los restos arqueológicos encontrados allí. El alcaide del Alcázar fue tajante ayer al asegurar que "de ningún modo se alterará su fisonomía". La viabilidad del proyecto dependerá del resultado de las catas, que comenzarán a mediados de mes.

Antonio Rodríguez Galindo acalló ayer las críticas de aquellos que ven en las excavaciones del Patio de Banderas y en la posterior apertura de la cripta un cambio de imagen encubierto: "En el supuesto caso de que la cripta sea viable en función del valor de los restos hallados, no se modificará el pavimento del resto del patio", pese a que la solería cuenta con una relativa antigüedad, de sólo cuarenta años.

Por tanto, habrá que esperar seis meses para dictaminar sobre las posibilidades reales de una hipotética puesta en valor parcial o general mediante la exposición al público de los restos con una cripta arqueológica. Todo ello amén también de la valoración de Cultura. Así, durante este tiempo, el equipo de arqueólogos capitaneado por el profesor de la Hispalense Miguel Ángel Tabales limitará sus excavaciones a una zanja de 160 metros cuadrados, de los cerca de 3.000 que tiene. La actuación se incluye en el avance del Plan Especial de Protección de los Reales Alcázares, declarado Patrimonio de la Humanidad.

Las catas, según concretó Tabales, se harán en la zona de albero, en el sector desprovisto de elementos arquitectónicos y vegetación. "Es la solución intermedia al esfuerzo que supondría excavar todo el espacio", precisó Tabales. La idea que platea el Patronato del Alcázar es hacer una zanja que comunique los dos cortes de excavaciones realizadas anteriormente en los años 1976 -en la zona norte- y en 1999 -en la zona meridional-, cuando ya se planteó hacer visitables los primeros hallazgos.

Las actuaciones, que cuentan con un presupuesto de actuación de 149.999 euros, llegarán de tres y medio a seis metros de profundidad en los dos extremos de la zanja. Entre los hallazgos que esperan encontrarse, Tabales avanzó que en el centro del patio esperan dar con una muralla, "probablemente de la época del bronce final, otra muralla importante de época romana", así como basas, columnas y muros de sillares a seis metros de profundidad.

Los primeros pobladores. En los estudios iniciales realizados en la zona se desprende que las catas que se iniciarán a mediados de mes pueden desenterrar grandes hallazgos para completar el pasado de Sevilla. En este sentido, Tabales se refirió a un posible baptisterio paleocristiano perteneciente a la basílica de San Vicente, y una "importante" edificación romana a dos metros. Los arqueólogos explicaron también que "hay indicios de localizar los restos de la primera ocupación humana de la ciudad, datada allá por el siglo VIII a. C. a seis metros en la zona sur".

  • 1