viernes, 18 enero 2019
11:26
, última actualización
Deportes

Ganar para creer, golear para convencer

Desde el Mundial 2010, en Sudáfrica, también con Chile enfrente, la selección no vivía una situación tan límite en la primera ronda de un gran torneo.

el 17 jun 2014 / 23:00 h.

La selección entrenando en el Maracaná. / EFE La selección entrenando en el Maracaná. / EFE Por Iñaki Dufour. España encara el partido de este miércoles ante Chile en el estadio Maracaná con la obligación de ganar para mantener vivas sus opciones de clasificación para los octavos de final del Mundial de Brasil 2014, pero también con la necesidad de golear para convencer y multiplicar sus posibilidades. Desde la noche del martes de vuelta en Río de Janeiro, a la que regresa casi un año después de la derrota por 3-0 en la final de la Copa Confederaciones frente a Brasil, y alojada en el Sheraton Río, un completo y reconocido hotel situado en el barrio de Leblon, a pie de playa y con 542 habitaciones, la selección apura las horas para su partido decisivo del miércoles en el estadio de Maracaná. Desde el Mundial 2010, en Sudáfrica, también con Chile enfrente, no vivía una situación tan límite en la primera ronda de un gran torneo, quizá ni siquiera esa vez estaba tan arrinconado como ahora, porque no sólo necesita ganar para sobrevivir en el torneo, sino también golear para elevar las probabilidades en sus cálculos. Vicente Del Bosque. / EFE Vicente Del Bosque. / EFE Es una presión para España, dispuesta para el ataque en el duelo de mañana, con entre dos y tres novedades en el once titular, con Pedro Rodríguez, Cesc Fábregas e incluso Javi Martínez como nombres más recurrentes en los pronósticos para la alineación de Vicente del Bosque, cuyo equipo ya asume la idea de atacar y atacar para vencer. En un torneo en el que la diferencia de goles cuenta tanto -es el primer criterio para resolver un empate a puntos entre los equipos-, el 1-5 del pasado viernes ante Holanda en el Arena Fonte Nova de Salvador va desde los tres puntos perdidos, del golpe moral y del palo anímico a un preocupante menos cuatro goles en ese apartado. Ese dato dispara las obligaciones ofensivas de España, que no gana por tres o más goles un encuentro, ya sea de competición o amistoso, desde la Copa Confederaciones 2013, cuando derrotó por 3-0 a Nigeria en el estadio Castelao de Fortaleza, con dos tantos de Jordi Alba (m. 3 y 89) y otro de Fernando Torres (m. 62). Enlaza trece partidos desde entonces sin golear a un rival: las victorias contra El Salvador (2-0), Bolivia (2-0), Italia (1-0), Guinea Ecuatorial (1-2), Georgia (2-0), Bielorrusia (2-1), Finlandia (0-2) y Ecuador (0-2); el empate a cero de la Copa Confederaciones con Italia, a la que luego superó en los penaltis; y las derrotas por 1-5 frente a Holanda, la última, y el 3-0 ante Brasil en 2013. Con Vicente del Bosque al mando del equipo, en el que ya acumula 88 encuentros, con 71 victorias, ocho empates y nueve derrotas, ha ganado por tres o más goles en 24 encuentros, aunque sólo dos de ellos en una gran competición, como Mundiales o Eurocopas: el 4-0 a Irlanda y el 4-0 a Italia, en la final, en Polonia y Ucrania 2012. Ni en Sudáfrica 2010, en el que fue campeón con cinco victorias por sólo un tanto de diferencia, la última de la primera fase ante Chile y todas las eliminatorias posteriores, y una por dos tantos, ante Honduras, ni en la Eurocopa 2012 sumó más goleadas. Sólo en la Copa Confederaciones de 2009, a Nueva Zelanda (5-0), y de 2013, a Nigeria (3-0) y Tahití (10-0).

  • 1