Local

Garoña cierra, pero hace falta debatir sobre la energía nuclear

Las consideraciones científicas, medioambientales y económicas que rodean la producción de energía nuclear constituyen uno de los debates en los que se aprecia mayor virulencia de las sociedades desarrolladas.

el 16 sep 2009 / 05:08 h.

Las consideraciones científicas, medioambientales y económicas que rodean la producción de energía nuclear constituyen uno de los debates en los que se aprecia mayor virulencia de las sociedades desarrolladas. No puede, por tanto, extrañar la gran polémica surgida en torno al cierre de la central nuclear de Garoña. Ayer, el Gobierno anunció que no se cerrará esta central ni en 2011 (como estaba previsto en un principio y quieren los ecologistas) ni en 2019 (como reclamaba la propietaria tras pedir una prórroga). Ha optado por una solución que no contenta ni a unos ni a otros: cesará en su actividad en 2013 y ahora se empezará a trabajar en planes para ofrecer "una alternativa industrial" al cierre. La polémica continuará, pero al menos debería servir para que se desarrollara un debate serio y alejado de tremendismos en el que nos cuestionemos cómo pensamos paliar nuestra carestía energética. Nos jugamos demasiado.

  • 1