Deportes

Garrido cree que el Betis no debería haber destituido a Mel

El técnico se basa en el apoyo de la grada a su predecesor y también elogia al club y a la afición. No ha durado ni 50 días, uno de los mandatos más cortos de la historia verdiblanca.

el 20 ene 2014 / 00:25 h.

Juan Carlos Garrido, en su último partido como técnico del Betis. Juan Carlos Garrido, en su último partido como técnico del Betis. Juan Carlos Garrido dejó de ser el entrenador del Betis ni cincuenta días después de estrenar el cargo. Ha sido poco tiempo, pero menor incluso es su balance y peor la situación en que deja al equipo, hundido en la última posición y a ocho puntos de la permanencia. En la Liga sólo sumó un empate (0-0 en Valladolid) y sufrió cuatro derrotas (5-1 con la Real Sociedad, 0-1 con el Almería, 1-2 con Osasuna y 0-5 con el Real Madrid), mientras que en la Copa eliminó al Lleida pero cayó contra el Athletic. Paupérrima aportación para un entrenador que entra en la historia del Betis por lo minúsculo de su mandato, sólo superado por tres hombres: Esteban Areta, que estuvo un solo partido al frente del equipo en la 68-69 (y lo ganó, 1-3 al Jerez Industrial en Segunda); León Lasa, que apenas duró dos en la 79-80;y Faruk Hadzibegic, que afrontó los tres últimos encuentros de la campaña 99-00 y por tanto fue el que acabó descendiendo a Segunda. Empata con Rosendo Hernández (64-65). El club comunicó a Garrido su destitución por boca del presidente, Miguel Guillén, un día después del 0-5 contra el Real Madrid. Con el valenciano también se van sus ayudantes: Sergio Fernández, el físico Jorge Simó y Javier Ramos. En su nota, el Betis explica que el técnico “no ha obtenido los resultados deseados”. También habló el despedido, que se marcha del Betis sin rencor, o eso dice públicamente. “Me voy con el orgullo y la satisfacción de haber formado parte del Betis, un gran club con una afición espectacular. El sentimiento y la pasión que tiene este club son muchísimo más grandes de lo que te puedas imaginar, pero ha habido muchas circunstancias extradeportivas que no nos han dejado centrarnos en conseguir el mejor rendimiento”, dijo Garrido, bastante sorprendido por la decisión del consejo: “Anoche me fui pensando que seguiría siendo técnico del Betis. La reunión con los jugadores me dio fuerzas”. También sorprendentes fueron otras consideraciones suyas, como que “visto lo visto, entiendo que el consejo debería haber aguantado a Mel porque tenía un gran apoyo de la grada”. O “hemos perdido un mes porque hacíamos una lista con jugadores imposibles y los jugadores se sentían amenazados; eso marcó mi etapa”.

  • 1