Local

Garzón: "Asumo todas y cada una de esas decisiones que tomé"

asasEl juez hace su alegato final ante el Tribunal Supremo para defenderse de la acusación de prevaricación por intervenir las conversaciones de los presos y sus abogados del Gürtel.

el 19 ene 2012 / 16:49 h.

TAGS:

El juez suspendido de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón utilizó el turno de última palabra durante la vista por las escuchas a los imputados de la trama Gürtel con sus abogados en prisión para defender su actuación y afirmar que en todo momento se defendió el derecho de defensa de los investigados.

"Asumo todas y cada una de las decisiones, que fueron tomadas reflexivamente y en cumplimiento de la más estricta legalidad", afirmó. Con las escuchas obtuvo pruebas del presunto blanqueo que coordinaban los cabecillas de la trama con sus abogados en la cárcel.

El juez, suspendido cautelarmente en sus funciones desde mayo de 2010, tuvo que despojarse de su toga por segunda vez en este juicio y, siguiendo con la afonía que sufre, recordó que hacía uso de la palabra porque será la última vez que pueda hacerlo en este caso "ante un tribunal español".

Advertido hasta en tres ocasiones de la necesidad de ser breve por el presidente del tribunal, Joaquín Giménez, Garzón se adhirió a las palabras vertidas momentos antes por su defensor, Francisco Baena Bocanegra, y lo dicho por los fiscales para defender su actuación, por la que se enfrenta penas de inhabilitación de hasta 17 años.

El juicio quedó ayer visto para sentencia."Soy juez central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional y llevo allí 23 años de los 31 que formo parte de la carrera judicial", manifestó Garzón, para explicar de que en la competencia "que le da ese cargo" decidió la intervención de las comunicaciones y que lo asume porque fue tomada " reflexivamente en y en cumplimiento de la más estricta legalidad, interpretando las normas nacionales y los convenios internacionales".

Seguidamente, el juez puntualizó lo manifestado horas antes por los tres abogados de la acusación particular para recordar que el juez es quien tiene encomendada la protección del derecho de defensa y que en el caso que lo lleva al banquillo "en ningún momento se violentó ni se lesionó", sino que por el contrario se "defendió" dicho derecho fundamental a la defensa.

La prueba más palpable de ello, según Garzón, es la cláusula que introdujo en los autos señalando expresamente que el derecho de defensa debía ser preservado, así como el auto que dictó unos días más tarde, el 27 de marzo de 2009, para expurgar de las transcripciones fragmentos que pudieran afectarlo.

Garzón asimismo aludió a una frase del político alemán Willy Brandt, quien señaló que "abrir una puerta a la injusticia significa que queda abierta para que entren todas las demás".

Por su parte, los fiscales Pilar Fernández Valcarce y Antolín Herrero, que piden la absolución Garzón, aludieron ayer en el juicio ante el Tribunal Supremo al caso de la joven Marta del Castillo para justificar las escuchas a abogados en prisión.

Recuperaron así el argumento que alegó la defensa de Garzón, cuando en un escrito de apelación, presentado en marzo ante el magistrado instructor Alberto Jorge, recordó las intervenciones acordadas en el caso Marta respecto a las comunicaciones de presuntos partícipes con sus abogados llevadas a cabo en locutorios de la prisión con la finalidad de "conocer el paradero del cadáver de la víctima".

Uno de los fiscales, Antolín Herrero, negó asimismo que suponga "una disfunción" que un juez central de Instrucción pida a la fiscal que "le eche una mano" en el expurgo de las conversaciones interceptadas.

Con el alegato del juez quedó visto para sentencia este juicio, que comenzó el martes ante la sala de lo Penal del Supremo y se desarrolló con la comparecencia de seis testigos y la escucha por parte de la Sala y las diferentes partes de un fragmento de las escuchas, realizadas en la prisión a los cabecillas de la trama Gürtel Francisco Correa, Pablo Crespo y Antoine Sánchez.

El magistrado, conocido universalmente por su lucha contra ETA, el narcotráfico y los crímenes de lesa humanidad -sentó en el banquillo al exdictador chileno Augusto Pinochet-, vuelve el día 24 a ser juzgado, esta vez por investigar el franquismo. Tiene pendiente otro juicio más por supuesto trato de favor por parte del Banco de Santander.

  • 1