Local

Garzón investiga a Camps por la trama del PP

Es uno de los barones de Rajoy con más peso en el PP y le avalan dos mayorías absolutas consecutivas en Valencia. Pero nada de eso le ha salvado de estar en el ojo del huracán del fiscal y de la opinión pública por su posible vínculo con la red de corrupción de Correa. Él niega la mayor.

el 15 sep 2009 / 22:55 h.

TAGS:

Es uno de los barones de Rajoy con más peso en el PP y le avalan dos mayorías absolutas consecutivas en Valencia. Pero nada de eso le ha salvado de estar en el ojo del huracán del fiscal y de la opinión pública por su posible vínculo con la red de corrupción de Correa. Él niega la mayor.

Cuando el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón dijo en un auto que podría haber aforados del PP envueltos en la trama de corrupción de Francisco Correa, era difícil de imaginar que uno de ellos sería Francisco Camps, presidente de la Generalitat valenciana y uno de los líderes con más nombre en el partido. Ayer, Camps salió al paso para defenderse y desmintió "de pleno" las informaciones publicadas ayer en El País que le vinculan con la investigación de la operación Gürtel.

El presidente valenciano enmarcó las acusaciones en "un proceso abierto contra todo el PP" y anunció que emprenderá todas las acciones legales "en defensa de su honor, del partido y del cargo que representa". Así, apuntó que su "culpa" deben ser las encuestas, que le dan una mayoría superior a las pasadas elecciones sobre el Partido Socialista.

Camps, en una declaración leída en el Palau de la Generalitat flanqueado por todo su gobierno, así como de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, dijo sentirse "profundamente indignado" por estas informaciones, que se hacen eco de que la Fiscalía le implica a raíz de unas supuestas grabaciones a una imputada que aludía al pago de 30.000 euros en trajes para el jefe del Consell. Camps ya lo desmintió "en su momento, como parece ser la misma persona también desmintió ante el juez".

El presidente de la Generalitat enmarcó la situación a este "extraño proceso de sumario y de filtraciones interesadas" para "dividir" el partido, crear "incertidumbre" y el "ataque" entre ellos y después "la desafección" de sus militantes y simpatizantes. "No lo han conseguido y pido tranquilidad y paciencia a todos mis compañeros porque saldremos más reforzados si cabe de esta amarga experiencia, de esta amarga situación", subrayó.

Pero lo cierto es que el líder del PP, Mariano Rajoy, dejó pasar todo el día para defender al presidente de la Comunidad Valenciana. Por la mañana se negó a hablar y por fin a media tarde dijo que es "un dirigente ejemplar que cuenta con el pleno apoyo del PP". Rajoy destacó que Camps no está imputado, pero sí "indefenso", pues no se sabe de qué se le acusa. Señaló además que Camps es "un extraordinario dirigente y "un político honrado".

Camps señaló que se enteró de la noticia a las 6.00 de la mañana y al respecto indicó: "recuerdo cuando al principio de la democracia se me dijo que, a diferencia de la dictadura, al albor de la mañana quien llamaba era el lechero y no una falsa imputación". "Esto más que una causa parece un proceso abierto contra todo un partido político", remarcó. "Como tal así lo asumo", dijo.

De hecho, recordó a todos sus compañeros "perseguidos, acosados y que con causas sobreseídas han sufrido daños irreparables", así como las "detenciones televisadas de compañeros de partido que han quedado en libertad sin cargos" y "a alcaldes que ya no lo son por falsas imputaciones". "Hoy han quedado en nada como Bertolt Bretch, ayer un concejal, hoy un alcalde, mañana el presidente de una comunidad autónoma", lamentó.

En esta línea, anunció que si estas acusaciones siguiesen adelante pedirá la comparecencia de todos los funcionarios que han trabajo con él en sus distintas etapas de concejal del Ayuntamiento de Valencia, de teniente de alcalde, de consejero, de secretario de Estado, de vicepresidente del Congreso, de delegado del Gobierno o actualmente como presidente del Gobierno regional.

Además de Camps, el fiscal implica supuestamente en la red de corrupción a otro alto cargo valenciano, cuyo nombre no ha trascendido, y a tres diputados del PP madrileño. Se trata de Alberto López Viejo, ex consejero de Deportes; Benjamín Martín Vasco, ex responsable de la empresa de suelo de Arganda del Rey y dimitido presidente de la comisión que investiga el espionaje político, y Alfonso Bosh, gerente de la empresa municipal de suelo de Boadilla del Monte. Al ser cargos aforados, Garzón se retirará de la investigación para dejarla, según procede, en manos del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Desde la oposición, el portavoz del grupo socialista en las Cortes Valencianas, Ángel Luna, señaló ayer que ve al presidente de la Generalitat como el director de la orquesta del Titanic, que "se está hundiendo el barco y seguía tocando".

Información. Mientras tanto, la Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid está "evaluando y recopilando" la información que obra en su poder sobre "una serie de empresas" que han podido contratar con la Administración madrileña y que están siendo investigadas por Garzón.

Así lo comunicó ayer en rueda de prensa el vicepresidente de Madrid, Ignacio González, quien precisó que esta recopilación de datos se lleva a cabo a raíz de un requerimiento del juez, que hace "unos días" se dirigió a la comunidad para solicitar toda la documentación relacionada "con una serie de empresas que tenían que ver con el sumario". El Gobierno madrileño "dará cuenta" de los mismos cuando haya finalizado la recopilación.

  • 1