Local

Garzón se inhibe y la instrucción se traslada a Madrid y Valencia

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón que investiga la trama Gürtel envió ayer la causa a los tribunales superiores de Justicia de Madrid (TSJM) y de Valencia (TSJV), ocho días después de su inhibición al encontrar indicios de responsabilidad penal en cinco aforados.

el 15 sep 2009 / 23:58 h.

TAGS:

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón que investiga la trama Gürtel envió ayer la causa a los tribunales superiores de Justicia de Madrid (TSJM) y de Valencia (TSJV), ocho días después de su inhibición al encontrar indicios de responsabilidad penal en cinco aforados.

El magistrado, que retomó ayer la instrucción de estas diligencias a su vuelta del viaje a Guatemala que inició el martes, dejó firmados el lunes los oficios que contenían las exposiciones motivadas para hacer efectiva la remisión de la causa, según aseguraron fuentes judiciales. No obstante, añadieron que problemas en el servicio de reprografía de la Audiencia Nacional impidieron la remisión hasta el día de ayer de las copias testimoniadas de las diligencias previas.

El instructor adoptó esta decisión un día después de que el Partido Popular (PP) interpusiera ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) una queja en la que criticaba que el juez se hubiera ausentado de España "sin haber cumplimentado aún el escrito razonado a los TSJ de Madrid y Valencia". Se trata, a su juicio de esta formación, de una "nueva maniobra irregular" del juez. Sin embargo, la portavoz del CGPJ, Gabriela Bravo, declaró ayer que el hecho de que el magistrado haya estado de viaje no interfiere en el hecho de que las actuaciones del caso Gürtel no hayan llegado oficialmente a los tribunales superiores de Justicia de Valencia y Madrid. "Aunque un juez no esté en un juzgado, el juzgado puede seguir funcionando, pues la Justicia tiene otro personal al servicio que trabaja, como es el secretario y el resto de funcionarios", dijo Bravo. De hecho, ayer mismo, nada más regresar de su viaje, Garzón volvió a tomar declaración a José Tomás, sastre del presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps. Tomás compareció como testigo de la causa.

Por su parte, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, afirmó ayer en la Cadena SER que Garzón "ha acabado siendo víctima" de "la espiral" que él mismo propició y defendió a la vicesecretaria de Organización de su partido, Ana Mato -ex mujer de Jesús Sepúlveda, el ex alcalde de Pozuelo de Alarcón que supuestamente recibió un coche del empresario Francisco Correa, cabecilla de la trama-, y recordó que "gracias a Dios" en España "lo que hace un marido no arrastra a su mujer".

Ayer este caso de corrupción se cobró una nueva víctima, en esta ocasión en Andalucía, el concejal del PP de Estepona (Málaga) Ricardo Galeote, que presentó ayer su renuncia a su acta de edil por su imputación en la trama. Mientras que Correa cumplió el miércoles su primer mes en prisión sin haber recibido visitas. Fuentes penitenciarias explicaron que el principal imputado de la trama se encuentra abatido.

Por otro lado, la Cadena SER desveló también ayer que Correa invitó a su palco del Master Series de Madrid a importantes figuras del PP, entre ellas, en 2004, a miembros de la familia de José María Aznar: su hija Ana y su yerno Alejandro Agag.

Mientras tanto, el otro escándalo que salpica a los populares, el del espionaje, sigue su curso. Pese al carpetazo de Aguirre a la comisión de investigación, la Fiscalía de Madrid seguirá adelante las diligencias a instancias de las denuncias del vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, y ex consejero Alfredo Prada.

El Gobierno regional tacha los seguimientos de "falsos", pero el Ministerio Público cree en su verosimilitud.

  • 1