Local

Garzón, un paso más cerca del banquillo

El magistrado reitera en Sevilla su inocencia y asegura que se defenderá y la demostrará. No tirará la toalla: "Soy juez, esa es mi vocación".

el 25 mar 2010 / 13:04 h.

TAGS:

Baltasar Garzón, en la sede de los empresarios andaluces en Sevilla.

"Si hay gente a la que le gustaría ver esa imagen, pues esperemos a que se produzca". Así de tranquilo se mostró ayer el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón preguntado sobre aquellos que quieren verle en el banquillo. Lo cierto es que el magistrado está más cerca de ir a juicio por prevaricación tras la decisión anunciada ayer por el Tribunal Supremo (TS) de no archivar la causa abierta contra él por declararse competente para investigar los crímenes del franquismo.

El Supremo alega en un nuevo auto que en la resolución de Luciano Varela que recurrió Garzón, sin prejuzgar si cometió o no prevaricación, "ni hay certeza sobre la inexistencia del delito, ni es arbitraria, ilógica o absurda una posible calificación acusatoria por prevaricación", por lo que la causa debe seguir adelante.

Es decir, el texto del TS explica Efe, del que fue ponente el magistrado ultraconservador Adolfo Prego, asegura que no hay ningún dato que avale la inocencia del juez y así allana el camino a Varela para que abra juicio oral o dicte auto de procesamiento. Eso sí, el instructor deberá antes resolver una solicitud de pruebas tramitada por Garzón en su defensa, que incluye el respaldo de expertos internacionales en crímenes de lesa humanidad.

El pasado febrero, Varela rechazó archivar el caso y acusó a Garzón de "conscientemente ignorar u orillar" la Ley de Amnistía al declararse competente para investigar las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo. Garzón consideró insostenibles y sin fundamento jurídico estos argumentos, por lo que recurrió esta decisión ante la Sala de lo Penal del Supremo, que ayer concluyó que no aprecia errores fácticos en el auto del instructor. Más allá, el TS afirma que el texto "contiene una muy técnica y bien construida motivación que explica clara y razonablemente los fundamentos fácticos y jurídicos de la resolución".

Un mal momento. Éste es el panorama al que se enfrenta Garzón. Ayer el juez habló con la prensa antes de impartir una conferencia en Sevilla y reconoció que la situación no le agrada y que no la merece, pero la asume. "No me queda más remedio", añadió.

Una vez más, el magistrado defendió su "inocencia absoluta" y la regularidad de sus actuaciones, que esperó quede aclarada. "Me defenderé y demostraré que la inocencia es la que siempre ha presidido mi actuación", dijo Garzón, para después explicar en pocas palabras el porqué de la causa abierta contra él:"Al fin y al cabo, se trata de la interpretación de una serie de normas frente a las cuales el instructor [Varela], que merece todos mis respetos, tiene una diferente a la mía y habrá que valorar cuál de las dos es más ajustada a Derecho".

En cualquier caso, Garzón confió en que el recurso presentado ante Varela sea resuelto a su favor, ya que está "muy fundamentado, con argumentos de fondo, de forma, con alegación de jurisprudencia internacional". El Supremo, sin embargo, estima que estas alegaciones "son prematuras en esta fase del proceso", porque lo que en este momento se cuestiona "es sólo si está o no justificada" la existencia de ese mismo proceso.

El juez de la Audiencia tuvo un recuerdo para las víctimas del franquismo. Les ofreció todo su apoyo y confió en que obtengan "respuesta" a sus demandas. Pero la causa por la investigación de los crímenes de Franco no es la única abierta contra él. El magistrado tendrá que declarar como imputado el 15 de abril por el dinero que presuntamente percibió del Santander durante su estancia en la Universidad de Nueva York entre 2005 y 2006.

Su tercera preocupación es la querella admitida a trámite por las escuchas a los abogados del Gürtel. Precisamente sobre eso también habló ayer Garzón. El juez coincidió con el fiscal general del Estado en que las conversaciones declaradas nulas no son la parte central de la investigación, y añadió que "nunca lo fueron". "Seguirá la investigación y creo que no va a resultar afectada prácticamente en nada", sentenció el juez de la Audiencia.

Pese a tanta sombra sobre su carrera, el magistrado no se ha planteado tirar la toalla. "No, para nada. Yo soy juez porque ésa es mi vocación y quiero seguir siéndolo", dijo, aunque se mostró realista: "Quiero seguir haciendo mi trabajo, pero si toca no estar, por decisión de aquellos que la tienen que tomar, pues lo asumiré". Garzón aprovechó para desmentir las informaciones que le sitúan como aspirante a presidir el TSJA: "A mí siempre me gusta estar en Andalucía, pero hay jueces con mucha más capacidad que yo para aspirar a ese puesto", dijo.

  • 1