Un testigo dice que Hermoso recibió el bolso para comprar su voto en la moción

La defensa de la alcaldesa insinua que fue un «regalo por amor» entregado por uno de los empresarios vinculados a la trama Gürtel, pero Esusebio Gaviño sostiene que fue un soborno

el 05 mar 2014 / 17:58 h.

gaviñoE El presunto soborno de los concejales de Bormujos para llevar a cabo una moción de censura en el Ayuntamiento en 2005 está comenzando a tomar tintes de telenovela. Ayer, el empresario Eusebio Gaviño, que realizó las grabaciones en las que la ahora alcaldesa, Ana Hermoso (PP), reconoce que recibió un bolso de la marca Loewe a cambio de su voto a favor de la moción de censura de 2005 en Bormujos, dijo ayer al juez que investiga el caso que no puede afirmar que recibiera algo más, además de un puesto de concejal. La defensa de la primer edil apuntó en sus preguntas a una posible «regalo por amor» entregado por uno de los empresarios vinculados a la trama Gürtel, lo fue negado por Gaviño que, en cambio, sí reconoció que ambos mantuvieron una relación sentimental. Agustín Pavón, exalcalde de Camas condenado por el intento de una concejal en esta localidad, también aparece en este entramado. Gaviño, que también fue condenado por el caso Camas, prestó ayer declaración como testigo ante el titular del Juzgado de Instrucción número 2, Carlos Mahón, que reabrió el caso tras recibir estas grabaciones realizadas por el empresario en 2013. «No tengo constancia de que Ana Hermoso, además del bolso percibiera cantidad o beneficio alguno por apoyar la moción de censura», aseguró Gaviño, que precisó que «es cierto que como consecuencia de la misma [por la moción], estuvo al frente del gobierno municipal durante dos años de acuerdo con lo pactado con Baldomero Gaviño», primo del anterior y exalcalde de la localidad. Igualmente, dijo que tampoco tenía constancia «alguna de que otras personas obtuvieran dádiva o beneficio de algún tipo» por la moción de censura que desbancó al PSOE de la Alcaldía , entre ellas el concejal tránsfuga José Sánchez. El empresario, quien a lo largo de la declaración se sintió algo indispuesto pero sin llegarle a dar un ataque de ansiedad como en otras ocasiones, dijo que el empresario Jesús Calvo Soria, vinculado a la Gürtel, «era la persona que se encargaba de hacer los tratos de tipo inmobiliario en los que tenía interés el Colegio de Enfermería», con cuyo presidente se puso en contacto Baldomero Gaviño para llevar a cabo la moción, fue quien entregó el bolso a Hermoso en un encuentro en Madrid, al que él también acudió. «Era un premio por apoyar la moción de censura que iba a encabezar Baldomero» y, aunque admitió que no podía concreta por qué llegaba a esta conclusión, insistió en que se entregó con este fin y «no como prueba de amor». Gaviño dijo que sabía que ambos «mantuvieron una relación sentimental y él estaba muy enamorado de ella». Ante las preguntas de la defensa de la alcaldesa, que insinuaban esta relación y que el bolso fuera un regalo como pareja, el empresario volvió a recalcar que «no era una muestra más de amor», pese a que «Ana y Jesús estuvieron muy acaramelados después de la entrega del bolso y que incluso ambos se metieron en la habitación que Ana tenía reservada en el hotel» en Madrid. En la declaración de Gaviño, aparece también el Pavón, el exalcalde de Camas condenado, ya que explicó que fue a él a quien «le entregó la grabadora» con la cinta en la que hizo la grabación y que desconocía cómo había llegado la misma al pen drive que está en poder del juzgado, pues él no manipuló los archivos. Por este motivo, llegó a la conclusión de que «fue éste el que realizó las grabaciones posteriores», pese a que «no» le autorizó a que la realizase. Es más, dijo que le comentó a su «buen amigo» Pavón que iba a ir a una reunión Hermoso y que la iba a grabar, tras lo que éste le «instó» a entregársela. Gaviño también desmintió que él se la entregase Juan José Antequera, que fue quien entregó la grabación a la Fiscalía de Sevilla para que investigase los hechos. De hecho, dijo que sólo le conoce porque «su mujer, María José Parrado, en su día fue concejal con su primo Baldomero y posteriormente en la etapa del PSOE». Es más, ella fue una de las denunciantes que en su día llevó estos hechos ante un juez. «No entiendo como puede manifestar que fui yo quien le entregó la documentación necesaria para reabrir la presente causa», señaló. Por último, el empresario aseguró, a preguntas del letrado del PSOE, que «no se encuentra presionado ni amenazado por nadie». En este sentido, reconoció que pese a que le había anunciado al abogado que «tenía una bomba que iba a aclarar el caso Bormujos», insistió en que «no sabe más de lo que he contado en este acto». Mañana está citada a declarar al alcaldesa como imputada.

  • 1