Deportes

Gemas pulidas entre acrobacias

Acrobacias y más acrobacias. Sobre el suelo, el trampolín, las paralelas asimétricas o la barra de equilibrios. Pero, sobre todo, acrobacias para sublimar un ejercicio de fuerza y convertirlo en algo estético y armonoso, para transformar niñas en mujeres a través de un deporte en muchos sentidos excepcional.

el 15 sep 2009 / 00:45 h.

Acrobacias y más acrobacias. Sobre el suelo, el trampolín, las paralelas asimétricas o la barra de equilibrios. Pero, sobre todo, acrobacias para sublimar un ejercicio de fuerza y convertirlo en algo estético y armonoso, para transformar niñas en mujeres a través de un deporte en muchos sentidos excepcional.

Esa es la labor que lleva desarrollando desde hace casi una década el Club Deportivo Gimnástico Hytasa, una entidad que nació hacia el mes de noviembre de 1999 por la comunión de voluntades de un grupo de padres que creyeron oportuno dotar de una disciplina a lo que venía siendo una mera afición de sus hijas.

El ansiado salto de calidad se produjo pronto, en 2001, con la llegada de la entrenadora Paqui Parejo, una ex gimnasta que fue contratada por la federación para promover e impulsar una modalidad que se hallaba en retroceso: "Yo fui campeona de España infantil de barra de equilibrios y bronce en la general en el año 1972. Luego, empecé impartiendo clases a los 17 años y fui entrenadora en el CD UGT, en el Tiro de Línea, de donde salieron algunas niñas que compitieron con el equipo nacional, como Elena Guerrero o Conchita Pérez", cuenta Pa-qui, que luego de un paréntesis de 11 años desligada regresó para encargarse del CDG Hytasa.

Entonces, el club apenas tenía cinco niñas, pero el trabajo de captación a través de clases gratuitas fue consolidando las estructuras al tiempo que se empezaba a competir en campeonatos de España. De ese grupo embrionario descollaron María González y Noelia Díez, subcampeonas de España de clubes junto a Irene Ganfornina y que en 2004 integraron el equipo nacional concentrado en el CAR de Madrid para preparar los JJOO de Pekín, aunque ambas acabaron dejando la gimnasia.

Con el paso de los años, el contingente de niñas fue creciendo hasta las 25 de la actualidad, que se ejercitan tres horas diarias de lunes a sábado bajo la supervisión de Paqui Parejo y sus colaboradores, los entrenadores Salvador Muñoz, Guadalupe García, Desirée Sánchez e Irene Ganfornina y el coreógrafo Diego Garrido.

Retrocediendo al año 2005, Sevilla acoge el Nacional en el que María González se proclama subcampeona júnior y Marta Ladrón de Guevara campeona de la general en categoría infantil. Es la tercera gimnasta del club que es requerida por la selección, pero su estancia en el CAR concluye tras sólo tres meses: "Es lo peor de este deporte. Con sólo 14 años te tienes que ir de casa y, aunque están acostumbradas a ciertos sacrificios, no tener a la familia es demasiado", explica Paqui.

El nuevo estandarte del club es la júnior Libertad Milla, bronce en suelo en el Nacional y que a sus 13 añitos ya ha llamado la atención de Jesús Carballo, quien le ha trazado un plan de seguimiento y perfeccionamiento técnico con vistas a los Mundiales de 2010. "Después de que tres niñas se han vuelto, estoy llevando con cuidado a Libertad y retrasando el proceso. Es un dilema", confiesa Paqui Parejo mientras sigue puliendo gemas desde la factoría de Hytasa.

  • 1