Local

Georgia recibirá 3.500 millones para salir adelante tras la guerra

La Conferencia de Donantes acordó ayer aportar 3.447 millones de euros de ayuda a Georgia para su reconstrucción tras la guerra con Rusia. Esta cifra, a pesar de la crisis, supera en más de 1.000 millones lo previsto por la Unión Europea y el Banco Mundial. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 17:12 h.

TAGS:

La Conferencia de Donantes acordó ayer aportar 3.447 millones de euros de ayuda a Georgia para su reconstrucción tras la guerra con Rusia. Esta cifra, a pesar de la crisis, supera en más de 1.000 millones lo previsto por la Unión Europea y el Banco Mundial.

De esta cantidad, a repartir en tres años, 850 millones de euros provendrán del sector privado. Las aportaciones públicas más importantes serán las de EEUU (751 millones de euros), la Comisión Europea (500 millones de euros) y Japón (150 millones de euros). Por su parte, España anunció una donación de un millón de euros para reconstruir la infraestructura civil de Georgia y ayudar a los desplazados internos, en especial en el área de la ciudad portuaria de Poti, donde está el contingente español que participa en la misión de observación de la UE. En el caso de otros países europeos, según distintas fuentes diplomáticas, Suecia dará 70 millones de euros, Alemania 33, Noruega 30, Francia 7 e Italia 3.

El primer ministro georgiano, Lado Gurgenidze, admitió en rueda de prensa que "es mucho más de lo que esperábamos, sobre todo en un contexto de crisis financiera", por lo que expresó el agradecimiento de su gobierno a los 67 países y organizaciones participantes. Garantizó que "cada euro, dólar o libra" que reciban, servirá para construir un país "más fuerte, prospero, libre, democrático, verdaderamente europeo, y para aliviar de un modo significativo el sufrimiento humano producido tras el 7 de agosto", fecha del inicio de las hostilidades.

La comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Walder, recalcó que "lo más importante es que Georgia no olvide que este esfuerzo debe dedicarse a la reconstrucción y al buen gobierno" y afirmó que hará "todo lo posible" para reforzar los mecanismos de control de las ayudas. "Es interés de todos tener una gran transparencia", dijo la comisaria preguntada por las advertencias de la oposición y el defensor del pueblo georgianos de que el gobierno de Mijail Saakashvili debe ser ahora estrechamente vigilado.

En nombre del Banco Mundial, su vicepresidente, Shigeo Katsu, consideró también que la clave ahora es conseguir que los fondos financieros se inviertan de manera "coordinada" con las instituciones internacionales para aprovecharlos al máximo.

La ayuda se centrará en una primera fase en cubrir las necesidades básicas de los desplazados internos (aún quedan unos 32.000). Más adelante, se intentará equilibrar el presupuesto georgiano y fomentar las inversiones para dar un impulso a la economía, que antes de la guerra con Rusia crecía a un ritmo de más de un 10% anual. El propio Gobierno de Tiflis aportará 375 millones de euros (500 millones de dólares) para los proyectos de reconstrucción.

Estabilidad. Según el ministro de Asuntos Exteriores francés, Bernard Kouchner, era "indispensable" ofrecer una "solución política y económica" a la crisis caucásica. Contribuir a la estabilidad de la zona "no es sólo una prueba de caridad y solidaridad", recalcó el ministro francés, cuyo país ostenta la presidencia de turno de la UE.

En el mismo sentido, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, recalcó que la ayuda a Georgia es, además de "un imperativo moral", una manera de "garantizar la seguridad energética para la Unión Europea".

Uno de los principales temores de los líderes europeos es el impacto de los combates entre rusos y georgianos sobre los oleoductos y gasoductos que transportan energía del mar Caspio hacia Europa, y que son clave para la supervivencia de proyectos paneuropeos como el gasoducto Nabucco, entre Turquía y Centroeuropa. Rusia ya ha terminado el repliegue de tropas de los territorios georgianos.

  • 1