Local

Georgia rompe el acuerdo de alto el fuego firmado con Rusia en 1994

El conflicto entre Rusia y Georgia parece haber llegado a un punto de no retorno. Ayer, Tiflis abandonó el acuerdo de alto el fuego y separación de fuerzas suscrito el 14 de mayo de 1994 entre Georgia y Abjasia, a la vez que endureció la concesión de visados a los rusos que entran en Georgia.

el 15 sep 2009 / 10:57 h.

TAGS:

El conflicto entre Rusia y Georgia parece haber llegado a un punto de no retorno. Ayer, Tiflis abandonó el acuerdo de alto el fuego y separación de fuerzas suscrito el 14 de mayo de 1994 entre Georgia y Abjasia, a la vez que endureció la concesión de visados a los rusos que entran en Georgia.

Por mediación de Moscú, las partes georgiana y abjasa firmaron en los 90 un armisticio por el cual se creó un corredor en la zona del río Inguri (fronterizo entre Abjasia y Georgia), donde se emplazaron soldados rusos en calidad de fuerzas de interposición de la pos-soviética Comunidad de Estados Independientes.

La decisión de romper este pacto por parte de Georgia ha sido tomada teniendo en cuenta varias resoluciones del Parlamento.

Se trata en concreto de las disposiciones del Legislativo "sobre las fuerzas de paz, desplegadas en territorio georgiano", de 18 de julio de 2006, y "sobre la ocupación de territorio georgiano por parte de Rusia", de 28 de agosto de 2008, así como de una disposición extraordinaria del Gobierno de 27 de agosto de 2008.

Además, Tiflis denunció ayer que tropas rusas aún manejan puestos de control en su territorio y están patrullando los puertos en el mar Negro, a pesar de la tregua firmada con Moscú. El gobernador de Gori, ciudad georgiana ocupada por las fuerzas rusas durante la breve guerra por Osetia del Sur, informó de que los poblados cercanos aún están ocupados por los soldados rusos.

Estos soldados están impidiendo que los residentes regresen a sus hogares. "Los rusos tiene puestos de control y aún no podemos traer a esa gente a casa. La amenaza de paramilitares, irregulares, saqueadores y asaltantes es aún muy alta", dijo el gobernador Lado Vardzelashvili, quien aseguró que unas 28.000 personas de la región de Gori no han podido regresar a sus casas. Rusia afirma que está en su derecho, bajo el acuerdo de alto el fuego firmado con Georgia, de mantener a fuerzas de paz en una zona de seguridad en territorio georgiano fronterizo con Osetia del Sur. En la práctica, sin embargo, la zona cubre algunos poblados georgianos.

Así las cosas, Georgia ha decidido endurecer las exigencias para conceder el visado a los rusos que quieran entrar en el país. A partir del próximo 8 de septiembre, deberán obtener un visado en los consulados y oficinas diplomáticas de Georgia y aportar a las autoridades georgianas una carta de invitación. Los visados se concederán para viajes de trabajo, familiares o humanitarios.

Desde moscú

En esta coyuntura, Rusia pidió ayer a Europa que sea "objetiva" en relación al conflicto con Georgia y solicitó el envío de más observadores, a dos días de la cumbre de jefes de Estado del bloque que discutirá la situación en el Cáucaso y cómo serán sus relaciones con Moscú a partir del reconocimiento de independencia de las regiones de Osetia del Sur y Abjazia.

En una conversación telefónica con el primer ministro británico, Gordon Brown, el presidente Dmitri Medvédev dijo que Rusia "no sólo apoya, sino que llama a un mayor despliegue adicional de observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) en la zona de seguridad".

El presidente ruso corroboró el apego de Moscú al plan de paz de seis puntos para el arreglo del conflicto georgiano-oseta, según un comunicado del servicio de prensa del Kremlin. El presidente también dijo que espera mantener un diálogo constructivo con la Unión Europea, otras organizaciones internacionales y determinados países. "Esperamos que la razón prevalezca sobre las emociones", añadió.

  • 1