miércoles, 20 febrero 2019
23:03
, última actualización
Local

Gestha revela que el esfuerzo de los funcionarios no es progresivo

Quien menos cobra soportará más ajuste, según técnicos de Hacienda

el 21 may 2010 / 20:05 h.

TAGS:

La vicepresidenta Elena Salgado, ayer en la reunión del Eurogrupo en Bruselas.

El recorte del salario de los funcionarios aprobado el pasado jueves en Consejo de Ministros y que el Gobierno situó en una horquilla de entre el 0,56% para el grupo E y el 7% para el grupo A1, no es tan progresivo y lineal como se explicó.

Al menos así lo entienden los técnicos de Hacienda agrupados en el sindicato Gestha, que precisaron que quienes menos cobran verán reducido su sueldo realmente en un 3,25%, mientras que los salarios intermedios se recortarán un 4,68%, de acuerdo con sus cálculos, sin contar con los empleados del grupo E (que apenas constituyen 497 efectivos en la Administración del Estado y que sufrirán una merma del 0,68%).

Y es que, según Gestha, el recorte de retribuciones sólo se aplica de forma progresiva al salario base y a la antigüedad, mientras que se reducen de forma lineal los complementos fijos, que son los que diferencian realmente el sueldo de los funcionarios. Y señalaron que el Gobierno no precisó que el recorte alcance al complemento de productividad, que es el que perciben en mayor proporción los altos funcionarios.

Así, este colectivo señala la paradoja entre los distintos cuerpos, ya que el recorte es regresivo para las elites administrativas, cuyos mayores complementos quedan fuera de la progresividad e incluso a salvo de la reducción. Según sus cálculos, los jefes y directivos -que no son altos cargos- verán reducido el sueldo un 3,67%, unos 3.327 euros brutos anuales, en tanto que los profesores de Secundaria, los técnicos o un mando intermedio dejarán de cobrar el 4,66% de su salario, unos 1.737 euros brutos al año.

Igualmente, los funcionarios con menores retribuciones, que son los que integran la base de la Administración y los más numerosos, sufrirán con mayor severidad el recorte en sus salarios que jefes y directivos.

Según esto, los auxiliares que menos cobran dentro de su categoría profesional verán recortado su sueldo una media de 650 euros brutos al año, un 3,41%. Y un administrativo verá reducido su salario en unos 1.110 euros, el 4,32% de su retribución anual.

Por comunidades, en Andalucía se verá afectado un mayor número de empleados de la Administración, con 499.974 funcionarios, seguida de la Comunidad de Madrid, con 427.650, Cataluña (302.072), la Comunidad Valenciana (228.453) y Castilla y León (174.784 empleados).

Por provincias, Sevilla con 120.806 efectivos será la más perjudicada, junto a Cádiz (80.502) y Málaga (76.127). Granada (61.450), Córdoba (48.550) y Jaén con 41.102 le siguen. Las menos afectadas serán Huelva y Almería con 33.631 y 37.806, cada una.

De la ecuación que el Gobierno despejó al detallar el recorte del gasto, quedaron algunas incógnitas por resolver. Una de ellas, la traducción de la rebaja de medio punto en el crecimiento previsto para 2011 -del 1,8% al 1,3%-, sobre el principal problema de España, el desempleo.

parados. La vicepresidenta económica, Elena Salgado, se escudó ayer en que el Ejecutivo aún no ha terminado el cuadro macroeconómico, si bien desterró la idea de que el país pueda sobrepasar el listón de los cinco millones de parados. La Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año arrojó un total de 4.612.700 personas sin empleo.

El Consejo de Ministros aprobó el jueves un plan para reducir el déficit en 15.000 millones entre 2010 y 2011, que recoge la congelación de las pensiones contributivas en 2011, eliminar el cheque bebé y la retroactividad de las ayudas a la dependencia.

El plan de ajuste fiscal, que fue valorado por el vicepresidente de la CE, Joaquín Almunia, de "duro pero necesario", no gusta a los sindicatos, que continuaron recrudeciendo su mensaje hablando ya abiertamente de huelga general.

Y sobre la polémica estrella, la subida de impuestos a las rentas más altas, Salgado dijo que el Gobierno aún "no ha tomado una decisión", que adoptará "en el momento oportuno", pero valoró que, al ser "una contribución solidaria a la crisis, es razonable que sea temporal". Y mientras Celestino Corbacho se refirió a esa opción como una reflexión en voz alta, Manuel Chaves señaló que es un compromiso que no se aplazará.

  • 1