jueves, 13 diciembre 2018
03:51
, última actualización
Deportes

Getafe-Sevilla: Batalla perdida desde la pizarra (2-1) (VÍDEO)

LA CRÓNICA: El Sevilla cae en Getafe en un partido espantoso y donde su propio entrenador se encargó de minimizar sus virtudes.

el 08 feb 2015 / 19:02 h.

Getafe 2 - 1 Sevilla | All Goals and Highlights... por footballdailytv Decía Unai Emery en la previa del choque, tuiteando desde el hotel de concentración, que estaban preparados para “la batalla” en Getafe. Pues lo cierto es que el Sevilla ni estuvo preparado y fue minimizado por las decisiones que desde el banquillo tomaba el capitán de la tropa, un Emery que quiso rizar el rizo del Bernabéu con una alineación tan novedosa como poco funcional. Juego arcaico de voleón hacia la cabeza de Iborra y tratar de cazar una segunda jugada. Así, la verdad, que es imposible que este equipo, y casi ninguno en la Primera División, sea capaz de llevarse los puntos de cualquier estadio. Vuelve el conjunto nervionense a dejarse su crédito en un escenario tan frío y desangelado que ya es costumbre que no logre la victoria (una en once visitas). El experimento de los tres centrocampistas (Banega, Krychowiaky Mbia), con Iborra escoltando a la pareja de delanteros y renunciando completamente a las bandas fue un desastre desde el momento que Unai creyó en ella. En Madrid pudo salir medianamente decente, ya que el rival jugó a medio gas y los huecos en su defensa eran autopistas. El equipo azulón no iba a dejar que eso fuese así. Además, había una diferencia notable. En el choque del miércoles, el Sevilla sí jugó con hombres rápidos y verticales como Vitolo y Deulofeu, por lo que se generaban huecos por el centro. Emery creó un embudo imposible de traspasar. Se chocaba ante su propio sistema. Una estupidez de Diogo (una más), tras sustituir a Mbia por una lesión muscular, provocó el 1-0 del Getafe con un penalti. ¿Cuántas torpezas debe cometer el portugués para que su entrenador se dé cuenta del nivel tan ínfimo que ofrece sobre un terreno de juego? El Sevilla se acobardó tras este gol y se empezó a ver que el equipo hacia aguas. Corría sin parar, pero no era capaz de controlar el juego. En la reanudación, tras otra lesión de muscular, esta vez de Aspas, y el debut en Primera de Juan Muñoz, Krychowiak envió a la red un derechazo imparable. El Sevilla se había estirado y lograba un premio excesivo. Y aquí, nuevamente, se volvieron a ver las carencias del planteamiento y de un equipo que al mínimo contratiempo se viene abajo como un flan. El Getafe, sin nada ni nadie a lo que agarrarse, creó un mínimo de tres ocasiones claras de peligro. Sergio Rico estuvo en todas, hasta que en el tercer rechace de una de una de ellas Pedro León puso la puntilla. Partido para olvidar. Planteamiento espantoso para no volver a repetir. Dos lesionados. Dudas olvidadas que vuelven a dar la cara y un horizonte gris. Por el bien del Sevilla que comience a recuperar efectivos. Con días así es imposible que llegue a la Champions.

  • 1