miércoles, 12 diciembre 2018
18:03
, última actualización
Deportes

Getafe-Sevilla: Nadie dijo que el camino fuese sencillo

LA PREVIA. El Sevilla afronta la salida a Getafe con numerosas bajas y con la intención de soportar cualquier tempestad para mantener la cuarta plaza. ¿Quién dijo miedo?

el 07 feb 2015 / 22:13 h.

Sevilla 7-1-2015 Salid (6012243)Nadie dijo que llegar a la meta fuese un camino sencillo y no exento de obstáculos. Eso deben estar pensando a esta hora en el Sevilla antes de montarse en el autobús y dirigirse al Coliseum Alfonso Pérez. En estos momentos el equipo nervionense ocupa plaza de acceso a la Champions League, el ambicioso objetivo marcado por la entidad, con un cuerpo técnico y plantilla que han recogido el guante. Ahora bien, al camino de rosas que algunos habían dibujado hasta llegar al 24 de mayo le están saliendo espinas por días: la eliminación copera, la lista de ausencias por sanción y lesión hasta llegar a las ocho, contando, cómo no, la de tu portero titular, el cual puede perderse casi lo que resta de ejercicio. Un sinfín de contratiempos que están desestabilizando el navío que el capitán Emery ha manejado hasta la fecha con mano firme y sin que el oleaje haya causado una grieta en el casco. Pero el mar está revuelto. Es precisamente en estos momentos donde los buenos capitanes aleccionan a su tripulación y le saca más allá de las posibilidades que cada uno pueda poner sobre la hierba. Emery es especialista en ello. No se queja de la mala suerte que últimamente acompaña al equipo en el tema de lesiones. No tiene tiempo de detenerse a lamentarse. Sabe que cada día que pierda son 24 horas que le regala al Valencia, su verdadero rival por entrar en Champions. Getafe es la primera parada de las nueve que tendrá que realizar el equipo de Nervión lejos de su estadio, sin el calor de su gente y sin la tranquilidad que le da al Sevilla la racha de un año sin perder en casa en Liga. Comienza la cuenta atrás en un estadio en el que lo habitual es que no salga bien parado. Una victoria en diez precedentes es un mal augurio, pese a que las estadísticas son sólo eso. Emery tendrá que ingeniárselas para sacar un once competitivo (eso ni se duda) y a su vez ordenado sobre un dibujo base (aquí viene la dificultad). El entrenador tiene a sus cuatro centrocampistas esperando a ponerse la camiseta de titular. En cambio, Deulofeu es el único que puede jugar por banda con las ausencias de Reyes, Vitolo y Aleix. Uno de los planes que tiene en la mente el técnico es el de renunciar directamente a las bandas en el apartado ofensivo, o al menos no ocuparlas con un dibujo clásico. Los tres centrocampistas cada día son menos innegociables. Banega entrará y el damnificado posiblemente sea Iborra. El otro futbolista que lleva llamando a la puerta de la titularidad insistentemente hasta tirarla al suelo es Iago Aspas. Sin un jugador específico por la izquierda, el gallego puede partir para conectar con Bacca. Un 4-3-3 que dé seguridad atrás y con la dinamita arriba de Deulofeu, Bacca y Aspas. Esto es lo que tiene Unai. No hay más.

  • 1