domingo, 18 noviembre 2018
00:09
, última actualización
Local

Gibraltar entrega a España 53 objetos del cargamento expoliado por Odyssey

Se trata de piezas que quedaron  inmovilizadas por la Justicia del Peñón y que finalmente han sido  trasladadas esta madrugada al Museo Arqua en Cartagena

el 08 jun 2012 / 11:59 h.

TAGS:

Gibraltar ha entregado a España 53 objetos del cargamento expoliado del pecio de la fragata española Nuestra Señora de las Mercedes capturado por Odyssey. Se trata de piezas que quedaron inmovilizadas por la Justicia del Peñón y que finalmente han sido trasladadas esta madrugada al Museo Arqua en Cartagena.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que han precisado que los objetos entregados son vasijas cerámicas y de vidrio, lentes que conservan material vítrio, bolsa de textil portamoneditas, hebillas metálicas, balas de plomo y gemelos de oro decorados así como otros enseres.

Esta devolución se corresponde con la sentencia de un juez de Tampa que obligaba a Odyssey a devolver todo el material extraído de la fragata española y según las citadas fuentes estos objetos poseen "un valor añadido histórico-cultural ya que hablan de la historia y la vida cotidiana en la fragata Nuestra Señora de las Mercedes".

Desde Cultura confirman que el primer pasó será realizar una "conservación preventiva de las piezas e inventariado" que se llevará a cabo en el citado Museo Arqua, "centro especializado y con la tecnología más avanzada" para desarrollar esta tarea, indican las fuentes consultadas.

Por otra parte, el Departamento que dirige José Ignacio Wert, ha mostrado su "deseo" de rescatar el patrimonio que aún se encuentra en Gibraltar y que está formado básicamente por monedas.

Fuentes del Ministerio de Educación Cultura y Deporte explicaron a Europa Press el pasado mes de febrero que la decisión del juez de Tampa afectaba a todos los bienes recuperados por Odyssey, incluidos los que se quedaron en Gibraltar.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ordenó a Odyssey el pasado mes de febrero que devolviera a España del tesoro de la fragata 'Nuestra Señora de las Mercedes', capturado en 2007.

ANTECEDENTES

El 18 de mayo de 2007, Odyssey anunció que había encontrado y transportado un cargamento de monedas a los Estados Unidos. Esta empresa norteamericana bautizó a la operación y al pecio encontrado con el nombre de 'Cisne Negro'.

Desde ese momento, el Gobierno español abrió una investigación para averiguar en qué lugar encontró la empresa el botín, a qué pecio pertenecía, con qué permisos contaba para hacerlo y si lo halló en aguas españolas.

Meses después, y para justificar sus reclamaciones, un equipo conjunto del Ministerio de Cultura, la Armada, el Museo Arqueológico Nacional, la Real Academia de la Historia y otras instituciones reconstruyó la historia completa del barco 'La Mercedes', demostrando que éste, y no otro, era el pecio expoliado por Odyssey.

La documentación demostraba que 'La Mercedes' estuvo en servicio militar activo con la misión de proteger al Estado español y a sus ciudadanos a lo largo de toda su historia, y también en el momento en que explotó y se hundió en combate. Asimismo, el material presentado prueba que Odyssey era plenamente consciente de ello, y que es esto precisamente lo que explica el secreto con que actuó y sus afirmaciones de no conocer la identidad del pecio.

PRUEBAS DEFINITIVAS

La documentación incluía un amplio material fotográfico y otras pruebas que demostraban que el pecio sólo puede ser 'La Mercedes'. Cañones, anclas, armas, efectos personales y una amplia variedad de otros materiales, incluyendo las monedas tomadas del barco, permitieron identificar definitivamente el pecio.

En su escrito, España invocaba principios legales, entre ellos el derecho de una nación a proteger sus sitios y su patrimonio histórico (incluidos barcos hundidos) de cualquier tipo de perturbación y expolio por cazatesoros.

Asimismo alegaban que 'La Mercedes' está protegida por los mismos principios de inmunidad soberana que se aplican a los barcos de Estado de todas las naciones, que prohíben la perturbación no autorizada o explotación comercial de los mismos.

 

  • 1