Local

Gibraltar pone en duda que los vertidos sean del 'New Flame'

Seis meses después de que el chatarrero 'New Flame' encallase en aguas del Estrecho, y después de que se hayan recogido 144 toneladas de residuos en dos playas de Algeciras, el Gobierno del Peñón aseguró ayer al español que en diez días empezará a desmontar el buque, pero expresó sus dudas de que el vertido proceda del barco.

el 14 sep 2009 / 22:00 h.

TAGS:

Seis meses después de que el chatarrero 'New Flame' encallase en aguas del Estrecho, y después de que se hayan recogido 144 toneladas de residuos en dos playas de Algeciras, el Gobierno del Peñón aseguró ayer al español que en diez días empezará a desmontar el buque, pero expresó sus dudas de que el vertido proceda del barco.

La consejera andaluza de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, fue muy ilustrativa ayer al describir la situación en la que se encuentra el New Flame: si hubiese encallado en aguas españolas, ya no estaría allí. Pero el choque en agosto del chatarrero con un petrolero se produjo en aguas gibraltareñas y, después de que el Peñón haya anunciado y fracasado con distintos operativos, el New Flame sigue en el mismo sitio. El Gobierno andaluz quiere llevar el caso a los tribunales y ultima una demanda porque entiende que debe ser la Roca la que asuma el coste de la limpieza de las playas afectadas, El Rinconcillo y Getares. Ayer aparecieron nuevos residuos, aunque de menor tamaño que los días anteriores.

Tras una reunión en Mijas con el secretario de Estado de Asuntos Exteriores del Gobierno español, Bernardino León, el ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana dijo que ha pedido a las autoridades portuarias de Algeciras una muestra de los residuos de sus playas porque duda de que procedan del chatarrero. Si se trata de lubricante "es posible que haya salido del New Flame, siempre y cuando sean cantidades pequeñas", señaló, pero añadió que si es otro tipo de material resulta "imposible" que procedan de este barco. Si los vertidos corresponden al New Flame, el Gobierno de Gibraltar afrontará "las responsabilidades que caigan y, si no es así, otros las tendrán que afrontar".

Respecto a las posibles acciones judiciales de la Junta para reclamar las indemnizaciones correspondientes por los daños causados, recordó que "existen leyes sobre compensaciones por polución" pero que "no se trata de problemas políticos, son problemas jurídicos y técnicos". Agregó que, en este asunto, "no hay hostilidad ni consecuencias políticas, simplemente es lo que marca la ley internacional sobre la materia".

Caruana adelantó que la operación para la retirada del barco podría empezar a principios de enero y estimó que, salvo que se produzcan temporales que dificulten la tarea, duraría unos tres meses, "hasta marzo o abril".

En la reunión con Bernardino León, ambos gobiernos acordaron establecer un mecanismo de enlace que permita al Ejecutivo español seguir el caso, así como reclamar al Reino Unido un Foro de Diálogo tripartito sobre cuestiones medioambientales.

Caruana rechazó las críticas sobre la inacción de su Gobierno en esta crisis y la falta de información a las autoridades españolas pues dijo compartir "toda la información" con las autoridades del puerto de Algeciras.

  • 1