Local

Gobierno e Iglesia aparcan sus diferencias y sellan una tregua

Tras varias semanas de desavenencias, el Gobierno y los obispos parecen haberse concedido una tregua a través de la cena entre el presidente del Gobierno y el nuncio del Vaticano en España, celebrada el jueves.

el 15 sep 2009 / 00:11 h.

TAGS:

Tras varias semanas de desavenencias, el Gobierno y los obispos parecen haberse concedido una tregua a través de la cena entre el presidente del Gobierno y el nuncio del Vaticano en España, celebrada el jueves. Desde Roma, valoraron el encuentro como "muy positivo" y la vicepresidenta del Ejecutivo asegura que "no hubo reproches".

Sobre el papel, Ejecutivo e Iglesia se han dado un respiro, al menos mientras dure el periodo electoral. En la esperada cena del jueves, el presidente del Gobierno, José Luis Zapatero, transmitió al nuncio apostólico en España, monseñor Manuel Monteiro de Castro, que los obispos deben respetar al Ejecutivo. Zapatero ha afirmado en reiteradas ocasiones "inaceptable" la actitud de los obispos e incluso se ha declarado "dolido" por sus declaraciones críticas sobre todo con la política social.

"La impresión que se tiene es que el encuentro fue muy bien", señalaron fuentes del Vaticano, tras precisar que su valoración se basa principalmente en la información que ofrecen los medios de comunicación al respecto. Con todo, subrayaron que se trató de un encuentro "tradicional" y que "puede ayudar" a mejorar las relaciones entre el Gobierno español y la Santa Sede.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, destacó "el diálogo constructivo y sin reproches" mantenido entre Zapatero y Monteiro de Castro. El encuentro fue "muy cordial, de diálogo y entendimiento", algo que, según De la vega, "se ha mantenido con el Vaticano a lo largo de estos cuatro años" de legislatura. "Desde luego no se hizo ningún planteamiento de que pueda haber ninguna modificación en la política del Gobierno", detalló sobre el concortado con el Vaticano firmado en 1979.

Zapatero y el nuncio hablaron durante la cena "de lo divino y lo humano", según informaron fuentes gubernamentales al término de la misma. "Cordialidad y voluntad de diálogo" fueron las dos notas predominantes durante el encuentro privado entre los dos, que se prolongó por tres horas y en el que ambos interlocutores mostraron la "mejor predisposición al diálogo". De esta manera se ha intentado reconducir una escalada de tensión que tuvo su colofón cuando la Conferencia Episcopal llamó a no votar a los partidos que hayan negociado con ETA.

  • 1