Local

Gobierno y Junta desbloquean 'in extremis' las oposiciones a maestro

Andalucía reformula el decreto que regula la oferta de empleo y logra mantener las 3.796 plazas para Infantil y Primaria.

el 10 may 2011 / 20:15 h.

TAGS:

Los exámenes se celebrarán los días 17 y 19 de junio.

Habrá oposiciones para el cuerpo de maestros en Andalucía, se celebrarán los próximos 17 y 19 de junio y se mantendrá la oferta de 3.796 plazas de Infantil y Primaria previstas desde el principio por la Junta. Un acuerdo in extremis entre los gobiernos central y andaluz evitará que la convocatoria sea recurrida por la Abogacía del Estado -como tenía previsto hacer hoy - por rebasar el límite de plazas que fija la Ley de Presupuestos Generales . Acabó la incertidumbre para 36.101 opositores inscritos.

El acuerdo fue anunciado ayer por la tarde por el consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica, en una rueda de prensa convocada con urgencia en Córdoba. La Junta aceptará varias modificaciones técnico jurídicas propuestas por el Gobierno central para reforzar la base legal del decreto de oposiciones . En definitiva, según el consejero, "el acuerdo zanja cualquier duda sobre las posibles y distintas interpretaciones en la aplicación de la Ley de Presupuestos Generales", pero el resultado es el mismo, "lo que no conseguimos por un lado lo conseguimos por otro", añadió.

En esencia, las modificaciones del decreto afectarán a la fórmula empleada por la Junta para calcular el número de plazas que puede ofertar sin rebasar el límite impuesto por el Gobierno central. La corrección supone que de las 3.796 plazas convocadas, 2.200 corresponderán a la consolidación de empleo prevista en la disposición transitoria cuarta del estatuto básico del empleado público de 12 de abril de 2007, y el resto a la aplicación de la tasa de reposición a la que se refiere el artículo 23 de la Ley de Presupuestos Generales del Estado. Es decir, para que cuadren los porcentajes andaluces con el límite estatal, la Junta ha rebajado el número de plazas de reposición, y el resto se ha reinterpretado como puestos que servirán para reducir la tasa de interinos de la plantilla de profesores.

El consejero insistió en que esta modificación "en nada afecta a los opositores, que pueden estar tranquilos, porque la convocatoria sigue adelante", y añadió que así quedan cubiertas "las necesidades del sistema educativo para el próximo curso".

Los primeros en conocer el acuerdo fueron los sindicatos de la enseñanza, para quienes el consejero tuvo palabras de agradecimiento. Las organizaciones CSIF , CCOO , ANPE , UGT y Ustea , representadas en mesa sectorial, desconvocaron ayer las manifestaciones que habían convocado para hoy mismo ante las subdelegaciones del Gobierno de las ocho provincias andaluzas, en un último intento para evitar el recurso del Estado ante la sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

El acuerdo ha sido negociado por el ministerio de Administraciones Públicas y el de Hacienda y, según el consejero, "ha sido fruto del esfuerzo de diálogo y de valoración compartida por el Gobierno de España y por la Junta de Andalucía".

En ese sentido, Álvarez de la Chica apuntó que con el acuerdo "ambos gobiernos evitamos lo que podría haber sido un posible litigio que habría tenido preocupadas a muchas personas hasta su resultado final, y especialmente a los 36.101 opositores que ya han concurrido al proceso".

Andalucía no es la única comunidad donde se mantenía la incertidumbre sobre las oposiciones para maestros. Siete comunidades sobrepasaron el tope de plazas en sus convocatorias según el Ministerio de Hacienda, que, de hecho, ha formalizado tres recursos ante los tribunales: contra Castilla y León, contra Cataluña y contra Navarra.

El consejero andaluz evitó ayer pronunciarse sobre la situación del resto de comunidades. "No me parece prudente", dijo. Por otra parte, Álvarez de la Chica rechazó que el acuerdo haya sido posible para evitar que el conflicto irrumpa en plena campaña electoral. "Si hubiera habido un interés de esa naturaleza posiblemente se hubiese resuelto antes", señaló.

El cálculo andaluz no sirve en otras regiones

El Gobierno ha esperado a ultimísima hora para desactivar el terremoto político que habría supuesto la paralización de las oposiciones a maestro en Andalucía. En teoría es el primer capítulo de una serie de movimientos políticos que intentarán desbloquear, una a una, todas las oposiciones recurridas o a punto de recurrirse en siete comunidades. Para el Ministerio de Administraciones Públicas y Política Territorial, que ha intercedido por Andalucía ante el departamento de Elena Salgado, la perspectiva es compleja porque la solución andaluza no puede extrapolarse al resto. A pesar de que el problema es el mismo. Efectivamente, Andalucía incumplía la ley de Presupuestos. Para respetar la tasa de reposición, tendría que haber ofertado 1.596 plazas, que es la cifra rebajada que al final acepta Hacienda. Las otras 2.200 plazas se han "reinterpretado" como puestos "de consolidación de empleo", un matiz legal que dará que hablar si al final no se reconduce la situación en el resto de comunidades.

La disposición transitoria 4 del Estatuto del Empleado Público permite convocar oposiciones para convertir a personal temporal en definitivo. Pero la tasa de interinos del profesorado andaluz es tan solo del 5%, porque durante los últimos cuatro años se ha aplicado un modelo de oposición (transitorio) que primaba a los interinos para hacerlos fijos. Es un agujero legal que ha salvado las cuentas de la Consejería de Educación, pero es susceptible de recurso por parte de otras comunidades si el Gobierno central no soluciona el resto de conflictos.

En cada caso se tendrá que aplicar una fórmula distinta: Castilla y León superó el límite de plazas porque calculó la tasa de reposición sobre los maestros jubilados en los últimos dos años, en vez de en uno. Cataluña también se excedió porque calculó la reposición no sólo sobre los jubilados, sino también sobre los difuntos, las excedencias y las renuncias.

El Estado tiene que buscarle las cosquillas a su propia Ley de Presupuestos para que el plan de ajuste del gasto público no se lleve por delante el discurso de defensa de la educación de los gobiernos regionales.

  • 1